Problemas íntimos en la Pareja

Aunque dos personas estén enamoradas, es inevitable que antes o después surja algún problema íntimo. Te ayudamos a solucionarlos.

por , il

    Problemas íntimos en la Pareja

    La mayoría de las parejas sufren una serie de problemas sexuales relacionados con la rutina de la convivencia y esto puede llevaros a otros problemas graves, como el de iros a dormir enfadados con sus consiguientes perjuicios para vuestra relación. No debes consentir que esto afecte a tus relaciones sexuales, ya que el punto más importante de cualquier relación estable y madura es un sexo sano. Disfrutar nunca debe pasar a un segundo plano, todo problema tiene solución si el amor es recíproco y tienes interés en seguir adelante. La lucha por el deseo es una asignatura pendiente en la mayoría de los casos, pero no debes desistir nunca.

    Vuelve a disfrutar

    Si el sexo ha pasado a ser un problema, lo primero que debes es conocer y afrontar las causas que provocan estos problemas. Existen determinadas claves que pueden volver a llevarte a una relación sana y placentera. A continuación te explicamos los problemas íntimos de pareja más comunes y cómo solucionarlos.

    Falta de relaciones íntimas

    Con el tiempo puede que las relaciones no sean tan frecuentes o se conviertan en una rutina y dejen de resultarnos tan plenas y satisfactorias como al principio. Si crees que este puede ser el problema habla con tu pareja y pregúntale que le pasa, seguramente os habréis acomodado tanto tú como él, volver a encender la chispa, toma tú la iniciativa y no esperes a que sea siempre él, sorpréndele con un nuevo y provocativo salto de cama, probar nuevos y poner de vuestra parte para que resurja la pasión olvidada.

    La insatisfacción

    Tu satisfacción sexual debe ser un punto clave, no debes dejar nunca en segundo plano tu placer, Si ves que él se afana por conseguirlo y aún así no puedes llegar al clímax, no dudes en comunicárselo, hablar del tema y probar cosas nuevas. La idea de un sexo altruísta en el que la mujer no tiene el mismo derecho al placer es un cliché retrógrado que sólo te va a causar frustración y por ende, problemas con tu pareja de tal gravedad que pueden desembocar en deseo hacia otras personas y en la rotura total de la relación. Muchas veces el problema no reside en que para él no sea importante, sino en que ni siquiera conoce la existencia del problema. Si el problema es que tiene un miembro demasiado grande, existen medidas para solucionarlo.

    Problemas de erección

    Si habéis experimentado algún tipo de problema de erección durante alguna relación de forma puntual, quizá sea fruto de una presión extrema hacia las expectativas sexuales. Muchas veces si él cree que no disfrutas de las relaciones puede sentirse agobiado y tener problemas de erección porque el miedo a decepcionar a su pareja juega psicológicamente en su contra. En cualquier caso, lo más importante para superar esta pérdida de rigidez puntual es la comprensión y la comunicación. Si consigues hacer que se sienta cómodo, el problema debería desaparecer. Si se convierte en algo habitual, el problema puede tener causas médicas o de orientación sexual.

    Que nada te frene

    Independientemente de la causa de los problemas sexuales, lo más importante siempre debe ser una comprensión mutua fruto de la comunicación. Además del disfrute mútuo y el atrevimiento por probar cosas nuevas. No dejes que los convencionalismos o tabúes dirigan tus relaciones íntimas. Conócete a tí misma, ten claro lo que quieres, y no tengas miedo de compartirlo con tu pareja. Un buen sexo puede llevaros a una complicidad extrema que se traduzca en una relación para toda la vida.