Problemas sexuales que pueden arruinar un matrimonio

La falta de motivación y de comunicación son dos de los principales problemas sexuales que se dan en los matrimonios.

por , il

    Problemas sexuales que pueden arruinar un matrimonio

    Primero fue la falta de deseo, luego vinieron las discusiones, y ahora casi sin saber cómo hay una gran distancia entre tu marido y tú. Los problemas sexuales dentro del matrimonio son más comunes de lo que parecen, así como la falta de comunicación y empatía a la hora de tratar de solucionarlos. Los expertos advierten, estos problemas sexuales terminan muchas veces por arruinar el matrimonio.

    Problemas sexuales en el matrimonio

    La rutina, la falta de motivación y los encuentros escasos hacen que muchos matrimonios hoy en día pasasen por crisis sexuales, algo que en muchas ocasiones termina por arruinar la relación. Hay que darle a esa tema la importancia que se merece y poder hablarlo abiertamente con la pareja y con un experto en caso de ser necesario. Veamos a continuación los principales problemas sexuales que se dan en una pareja casada:

    • Algo nuevo. Un reciente estudio dio a conocer que muchas parejas caían en el tedio de la rutina sin animarse a probar cosas nuevas con sus parejas. La falta de iniciativa por parte de uno y otra, causa un daño irreparable a la relación. La baja autoestima y la vergüenza hacen acto de presencia. Muchos matrimonios se definen más como amigos que como amantes, sobre todo después de tener hijos.
    • Los engaños. Las infidelidades de una pareja o de parte de ella que no está satisfecha con el sexo dentro del martrimonio y busca placer fuera de él. Sin duda, una de las mayores causas de divorcio.
    • Intercambio de parejas. Hay matrimonios que intentan solucionar sus problemas íntimos mediante el intercambio de parejas. Un error que cada vez es más habitual. Todas las parejas que dijeron haber tenido esta experiencia acabaron por separarse.
    • Los celos. Cuando hay falta de sexo y de comunicación en un matrimonio, es normal que los celos se dejen ver. La desconfianza solo agrava una situación ya dañina de por sí.
    • Demasiado en serio. Hay quien llega a obsesionarse tanto con el sexo dentro del matrimonio que llega a ser una obligación. En lugar de ser momentos de placer y complicidad que surgen de forma más o menos espontánea, se convierte en una rutina calcada como si de un trabajo se tratara. Muy perjudicial para él y para ella.
    • Escuchar. El no saber escuchar acaba con más matrimonios de los que creemos. Para muchos hombres las relaciones íntimas se basan en encuentros rápidos en los que se deja olvidado que ella pueda tardar más y necesitar otros incentivos para llegar al orgasmo. Tanto es así, que muchos hombres afirmaron sentirse extrañados cuando sus esposas les pedían otro ritmo a la hora de hacer el amor. Aquí entra en juego también que la mayoría de ellas no se atreve a decir sus preferencias en el sexo, y cuando lo hacen la frustración ya es demasiado grande.

    Si crees que este es tu caso, que tu matrimonio se está viendo seriamente afectado por la calidad del sexo, no dudes en hacérselo saber a tu marido ni en pedir la ayuda necesaria.

    También te puede interesar: Predecir una ruptura: Cómo saber si la relación va a terminar y Empatía de pareja: El silencio, el peor enemigo