Razones de divorcio: Mensajes de texto pueden romper parejas

¿Pueden los mensajes de texto ser una causa de ruptura? Hablamos sobre las razones de divorcio.

por , il

    Razones de divorcio: Mensajes de texto pueden romper parejas

    Según los expertos los mensajes de texto pueden romper parejas, es más, cada vez son más las parejas que se divorcian por este motivo. ¿Es infidelidad? ¿Se puede chatear con alguien si estás casado? ¿Dónde está el límite?

    Mensajes de texto que rompen parejas

    ¿Puede un mensaje de texto acabar con una relación? ¿Se considera infidelidad chatear con alguien? ¿Hay que contárselo a la pareja o es mejor no hacerlo? Muchos hombres y mujeres opinan que hablar con alguien por el móvil o cualquier otra tecnología nunca puede afectar a la relación de pareja, sin embargo son varios los expertos que informan sobre el peligro de chatear con terceros y son numerosas las estadísticas que apuntan a este tipo de mensajes como causa de divorcio.

    Pongámonos en esta situación, estás solo en casa, tu pareja ha salido y tú decides invitar a alguien para charlar en la intimidad de tu dormitorio… ¿Lo considerarías infidelidad? Probablemente la respuesta sea afirmativa pero, ¿qué ocurre si en lugar de invitar a esa persona entablas conversación con ella? Primero empiezas a hablar de cosas neutrales puesto que la conoces de llevar a tus hijos al mismo colegio, o porque trabajáis juntos; después la cosa va por otro sentido y empezáis a intercambiar palabras más personales e íntimas… ¿Qué sucede cuando regresa tu pareja a casa y te pregunta cómo te ha ido el día? Puede que le hables de cosas banales y que ni le comentes estos mensajes y si lo haces será de forma superficial, sin entrar en detalles, ¿por qué? ¿no se trata tan solo de una conversación amistosa?

    Veamos que ocurriría si la situación vas más allá. Al día siguiente vuelves a hablar a través de mensajes con la misma persona, esta vez ya de cosas que nada tienen que ver con el día a día y de repente se inmiscuye en tus fantasías… La cosa parece que pasa ya a un segundo nivel. ¿Os vais a ver en persona? ¿Y si te propone ir a tomar un café? ¿Le dirías a tu pareja que fuera con vosotros? Como si de cualquier otro amigo se tratara, o bien no le dices nada, acudes a la cita y le cuentas una de esas mentiras que se consideran piadosas a tu compañero de siempre.

    ¿Qué ocurre entonces? Que las sospechas hacen acto de presencia, que escondes el móvil o borras los mensajes, que buscas un lugar apartado para usarlo y que las mentiras dejan de ser tan piadosas. Si solo has hablado con otra persona, ¿por qué tanto misterio?

    Razones de divorcio

    Hombres y mujeres fueron diseñados físicamente y emocionalmente para tener relaciones sexuales y hablar sobre sentimientos profundos. Sin embargo, hablar de sexo y sentimientos con alguien del sexo opuesto a través de mensajes de texto puede separar rápidamente a una persona casada de su cónyuge emocionalmente. Seamos honestos, muchos matrimonios se escriben inocentemente con un tercero, nunca se suele empezar hablando de sexo explícitamente. Hay muchos que respetan a sus cónyuges por completo, nunca se aventuran a discutir la intimidad del otro, hasta que lo hacen…

    Muchas personas caminan por la cuerda floja, a veces sin siquiera saberlo. Cada vez son más las investigaciones que apoyan que los medios digitales se asocian con infidelidades y con sentimientos como traición, soledad, celos, humillación, pérdida de confianza y enojo. Conclusión: la gran mayoría de los casos que comienzan con mensajes de este tipo terminan en divorcio.

    ¿Qué hacer entonces? Primero de todo entender que la infidelidad debe extenderse más allá del dormitorio. La infidelidad ocurre mucho antes de tener relaciones sexuales reales con alguien, y en la cultura actual el misterio puede potenciarse con la mensajería de texto. Debemos ser conscientes de que la definición de privacidad abarca desde los espacios privados reales, a los espacios de mensajes de texto y que el objetivo de todo matrimonio debe ser respetar a nuestro cónyuge en un grado que puede ir más allá de la norma cultural. Piensa simplemente esto: ¿merece la pena?

    También te puede interesar: Pareja: cómo aceptar sus defectos y Pelear con la pareja: Reacciones físicas perjudiciales para la salud