Relación de conveniencia: Cómo saber si tengo una

Las relaciones de conveniencia pueden ser algo más común de lo que parece. Te damos las claves para descubrirlas.

por , il

    Relación de conveniencia: Cómo saber si tengo una

    Tener una relación de conveniencia es algo más normal de lo que parece. Esta conveniencia no tiene por qué ser económica, muchas veces pensamos que la conveniencia va ligada a la necesidad económica y no es así, también existen relaciones de conveniencia de compañía o incluso de sexo o aprobación. Te descubrimos los detalles para que puedas identificar fácilmente si tienes una de estas relaciones.

    ¿Qué es exactamente una relación de conveniencia?

    d

    Una relación de conveniencia es aquella que mantenemos básicamente por algún tipo de comodidad pero en la cual no sentimos pasión ni sentimientos intensos.

    Este tipo de relaciones son muy comunes y generalmente casi todo el mundo ha pasado por alguna de ellas en algún momento de su vida. La conveniencia puede estar relacionada con muchos tipos de necesidades:

    • Relaciones de conveniencia por soledad: Son aquellas que se mantienen únicamente por la comodidad que produce tener pareja y no sentirse solo con lo que ello implica.
    • Relaciones de conveniencia por despecho: Cuando hemos pasado por una ruptura sentimental fuerte, corremos el riesgo de dejarnos querer por personas a las que no amamos para llenar ese hueco y paliar falsamente nuestro desamor.
    • Relaciones de conveniencia económica: Si caemos en una situación en la que nuestra economía depende de la otra persona, y esta no gestiona bien la situación la frustración que produce este desequilibrio puede llevarnos a una relación de conveniencia.
    • Relación de conveniencia por sexo: Aunque son más comunes en hombres, existen relaciones cuya dependencia es el tener sexo asegurado a la carta, esto para la otra persona es muy duro y debe evitarse porque es algo cruel. Algunos ejemplos son los pagafantismos y las relaciones con poco compromiso por una de las partes.
    • Cómo detectar que se está teniendo una relación de dependencia

      x

      Las relaciones de dependencia generalmente, comparten una serie de signos que las hacen inconfundibles:

      Falta de sexo

      En las relaciones de dependencia se desarrolla aversión sexual y el sexo suele ser escaso y en muchas ocasiones un compromiso en el que el deseo sexual brilla por su ausencia.

      Amistad

      Otro de los signos más evidentes en este tipo de relaciones es la gestión de la relación como si de una amistad se tratara, sientes cariño hacia tu pareja y estás cómoda con ella, pero no tienes ganas de ir más allá.

      Frialdad

      En las relaciones de dependencia que no se mantienen a través de una convivencia, otro de los síntomas es la independencia de vida, hacer planes solo o sola y tener una frecuencia en ver a la pareja de una o ninguna vez a la semana, son alarmas de que tu relación es únicamente de conveniencia.

      Deseo sexual

      Cuando se mantiene este tipo de relaciones, con el tiempo comienza a aparecer una exaltación del deseo sexual hacia otras personas que puede hacer que veas atractivos a la mayoría de hombres e incluso que cometas alguna infidelidad. Si esto te pasa, tu relación es dependencia pura.

      Cadenas emocionales

      Uno de los sentimientos más comunes que tienen las personas que mantienen este tipo de relaciones, es el de asfixia, cuando tienes una relación de dependencia sientes como si te encontraras arrastrando una enorme piedra con el tobillo.

      Valentía para vivir el amor

      d

      Las relaciones de dependencia son algo muy cómodo pero que a la larga produce infelicidad e incluso puede hacer que llegues a odiarte a ti mismo, estar con una persona a la que no amas nunca es una buena opción. Por esto mismo, es importante que si en el fondo sabes que tu relación es así, seas lo suficientemente valiente como para abandonar el barco y permitirte decir adiós para quizás poder decir hola a un amor verdadero.