Relaciones lésbicas: todo lo que debes saber antes de probarlas

Te contamos todo lo que tienes que saber antes de tener una relación con otra mujer y desmontamos sus falsos mitos.

por , il - Última actualización

    Muchas mujeres admiten haber experimentado, o al menos haber soñado, con tener una relación con una persona del mismo sexo. Incluso hay encuestas que afirman que los sueños eróticos femeninos incluyen a menudo otras mujeres. Si no quieres quedarte con las ganas de probar cómo es estar con otra mujer, nosotros te desvelamos la verdad sobre los falsos mitos de las relaciones lésbicas.

    1. El sexo lésbico es mejor

    Muchas mujeres que han mantenido relaciones homosexuales aseguran que el sexo con otra mujer es mucho mejor (aquí tienes las posturas favoritas de las mujeres). Argumentan que entre mujeres la comunicación es más fluida, que nosotras conocemos mejor nuestros cuerpos. Sin embargo, todo depende de la conexión (y la confianza que tengas con quien compartes cama.

    2. Una hace el papel de hombre

    Puede suceder que en una pareja de lesbianas, una sea más masculina, pero esto no es más que un prejuicio. Igual que ocurre con las parejas heterosexuales, cada una es diferente y no hay normas prestablecidas.

    3. Las relaciones son más equilibradas

    Igual que en el caso anterior, depende. Depende del momento, de las circunstancias y de cada pareja. El hecho de que ambos miembros de la pareja sean mujeres no implica que no discutan. Piensa en la relación que tienes con tus amigas, ¿a que no siempre estáis de acuerdo en todo?

    4. Si lo pruebas, es que eres lesbiana

    El hecho de que alguna vez te hayas sentido atraída por otra mujer no implica que seas homosexual. La creencia de que todos somos bisexuales está muy extendida. Puede que después de esta relación te sientas atraída por un hombre. ¡No pongas etiquetas a todo!

    5. Son más atrevidas en la cama

    Es otro de los prejuicios más extendidos sobre las relaciones homosexuales. Igual que ocurría con los otros puntos, todo depende de cada pareja. Habrá algunas chicas que sean más atrevidas y otras más tranquilas.

    6. Ya no volverás a ser la misma

    ¡Mentira! Tú siempre serás tú. Independientemente de a quién que tengas en la cama. No intentes definirte a través de la persona con la sales, sea hombre o mujer. Pruébalo si te apetece, si te gusta, repite y si no, déjalo.

    Viajes y vacaciones