Ser la prioridad: ¿Estar en primer lugar asegura el amor?

Ser la prioridad para tu pareja es muy importante si esta lo es para tí. Te contamos los detalles.

por , il

    Ser la prioridad: ¿Estar en primer lugar asegura el amor?

    Ser la prioridad para tu pareja es algo muy importante sobre todo, si para tí él también es la prioridad. Pero, ¿esto asegura que te quiera? existen muchas razones por las que tu pareja puede tener otras prioridades y esto no tienen por qué significar que no te quiera o a la inversa. Pero, es importante saber si se es la prioridad para la pareja. A continuación te descubrimos los detalles para descubrir si eres la prioridad para tu pareja.

    ¿Cómo saber si eres su prioridad?

    Para saber si para tu pareja eres tan importante como para alcanzar la posición de prioridad, únicamente debes fijarte en cómo actúa contigo.

    Una persona para la que no eres prioridad, te dará un tipo de relación en segundo plano, es decir, no tendréis una relación íntima, ni tampoco se abrirá contigo y la frecuencia con la que os veréis será una vez cada semana o cada dos semanas. Tampoco te incluirá en su círculo íntimo (es decir,no te presentará a sus mejores amigos o a su familia como alguien que forma parte de su vida) y en general, intentará quedar contigo cuando no existan planes mejor en ese momento.

    Ver que para alguien no eres la prioridad es fácil pero muy difícil de aceptar. Generalmente, cuando no eres la prioridad para alguien es porque detrás suele esconderse un desinterés o un interés menor por la relación. Esto en la mayoría de casos, significa que no te quiere lo suficiente, pero también puede significar que es una persona con un orden de prioridades alterado para la que lo más importante es el trabajo o los amigos.

    g

    Tú debes ser tu propia prioridad

    En cualquier tipo de relación, no solo en las relaciones de pareja, debes siempre ser tu propia prioridad. Es decir, que por mucho que duela ver como para otras personas no eres la primera opción aunque ellos si sean la tuya, debes aceptarlo y plantarle cara.

    Quiérete, aprende lo importante y valiosa que eres y repítete a ti misma, que no ser la prioridad de alguien no significa nada más que que esa persona no es lo suficientemente buena para ver tus virtudes o cómo eres tú realmente. No debes preocuparte, detrás de ese tipo de relaciones tóxicas, hay personas maravillosas dispuestas a valorarte y a prestarte la atención que mereces.