Sexo en la tercera edad: Consejos, beneficios y riesgos

Aunque todavía sigue siendo un tema tabú, el sexo en la tercera edad es una realidad. Conoce sus beneficios y riesgos.

por , il

    Sexo en la tercera edad: Consejos, beneficios y riesgos

    Parece que socialmente no es aceptado el hecho de que dos personas de la tercera edad disfruten de momentos íntimos de placer. De hecho, la industria del cine ha sabido potenciar el imaginario de “hombre mayor-chica joven”, pero en nuestras cabezas parece que no hay otras opciones. Una mujer mayor con un joven, dos personas mayores, heterosexuales u homosexuales, ¿por qué apenas se habla del sexo en la vejez? Seguro que muchas personas no saben cuáles son los beneficios y si existen riesgos al tener sexo cuando llegamos a la tercera edad. Ya es hora de cambiar esta situación.

    Relaciones sexuales en la tercera edad: tema tabú

    Para muchas familias, el sexo en la tercera edad es un tema tabú. En ocasiones, incluso llegan a oponerse cuando algún miembro longevo de la familia decide poner fin a una vida solitaria tras enviudar y tener pareja, es decir, además de una relación sentimental una relación sexual. Otros no conciben que sus abuelos puedan tener momentos íntimos en que lleguen al clímax, ¡como si ellos no fueran tan humanos como los demás!.

    Es más, muchas personas renuncian al sexo llegadas a una edad porque piensan que no deben o no pueden experimentarlo, a pesar de que haya un anhelo interno por experimentar placer sexual.

    Pero lo que tenemos que tener claro es que todos, con un poco de suerte, llegaremos a la tercera edad y eso no debería privarnos de seguir disfrutando de una vida sexual saludable. Así que tanto si ya has entrado en la tercera edad como si no, no está de más seguir leyendo e informarte de los beneficios y riesgos de tener sexo a partir de los 65 años. ¡Toma nota!

    Sexo en la tercera edad ¿es posible?

    Claro que sí, aunque con cierta medida. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nuestro cuerpo es un cuerpo mayor, todavía vivo y con apetito sexual, pero que no tiene la capacidad física ni la salud de un cuerpo más joven.

    En realidad, aceptando esto, no deberían haber demasiados riesgos al tener relaciones sexuales en la tercera edad, pues el acto sexual se debería adaptar naturalmente a la situación particular de cada uno. Es decir, si una persona de la tercera edad decide tener una relación sexual con otra más joven, el acto sexual debería ser acorde con las dificultades y el ritmo de la más mayor.

    Riesgos del sexo para los hombres mayores

    Un reciente estudio de la Universidad Estatal de Michigan reconoció que en el caso de los hombres longevos, practicar sexo puede aumentar el riesgo de infarto de miocardio y de otros problemas cardiovasculares. Precisamente son los hombres mayores los que deben cuidar mucho más cómo es su actividad sexual a determinada edad, porque son los que más se exponen a riesgos de salud. Mucho más si toman medicamentos o suplementos sexuales, los cuales aumentan el riesgo de infarto.

    La razón es que los hombres presentan problemas sexuales y dificultades para alcanzar el orgasmo a medida que avanza su edad, por lo que cada acto sexual supone un esfuerzo excesivo para su corazón y su cuerpo. Es por ello que la imagen “hombre mayor-chica joven” de Hollywood no es tan realista como imaginamos, siendo esta otra mucho más razonable: dos personas, hombres y/o mujeres, de edad avanzada, teniendo relaciones sexuales a su ritmo.

    Beneficios del sexo para las mujeres de la tercera edad

    Sin embargo, no todo son riesgos en lo que respecta a la tercera edad. Resulta que el mismo estudio mencionado encontró que para las mujeres, el hecho de tener relaciones sexuales de buena calidad previene riesgos cardiovasculares en edades más avanzadas y disminuye el riesgo de hipertensión. Además, la hormona sexual femenina que las mujeres liberamos durante el orgasmo parece estar relacionada con la buena salud de las mujeres, jóvenes y mayores.

    En fin, que las mujeres lo tenemos más fácil para mantener una vida sexual activa durante mucho más tiempo. Aunque bien es cierto que en ocasiones tenemos que enfrentarnos a algunos problemas relacionados con nuestra salud sexual.

    A partir de la menopausia liberamos un exceso de estrógenos que puede derivar en una pérdida considerable de libido, además de otros problemas como la resequedad vaginal o distensión del útero. Además, el exceso de medicamentos puede afectar la función sexual en las mujeres, provocando cambios en el deseo sexual o empeoramiento del orgasmo.

    Mantener una vida saludable y activa, con una alimentación adecuada y mimarse para mejorar nuestros problemas sexuales, con faciales vaginales o ejercicios kegel, puede mejorar considerablemente la vida sexual de las mujeres de la tercera edad.

    Dicho esto, es importante que tengamos en cuenta que lo más importante es sentirnos bien con nosotros mismos, y el sexo siempre ha sido un gran aliado para ello. Por eso, independientemente de los riesgos y problemas que pueden conllevar mantener relaciones sexuales a la tercera edad, hay que tener en cuenta el gran beneficio psicológico. Así que lo más importante es aprender a adaptar nuestras relaciones sexuales a la edad que tenemos y seguir disfrutando de una vida sexual activa que nos satisfaga y nos haga sentir felices.

    También te puede interesar: Factores que bajan la libido femenina y Sequedad vaginal en menopausia: Remedios para combatirla