Sexo tántrico: todos los secretos para mejorar tus orgasmos

Descubre todo lo que debes saber antes de empezar a practicar sexo tántrico con tu pareja: conseguirás orgasmos súper intensos.

por , il

    Sexo tántrico: todos los secretos para mejorar tus orgasmos

    El sexo tántrico se basa en la obtención del máximo placer posible. Y para ello se vale de muchas armas. Dar los primeros pasos es mucho más sencillo de lo que pueda parecer, y con práctica y concentración lograrás llegar a los niveles más avanzados. Aquí te damos 5 motivos para practicarlo. Te damos las claves para que te atrevas a probarlo con tu chico esta misma noche. ¡Toma nota! No te arrepentirás.

    Acéptate a ti misma

    Es imprescindible que dejes tus complejos fuera de la alcoba para que llegues a disfrutar de verdad de todo lo que está por pasar.

    Entretenerse en los preliminares

    Los besos y las caricias juegan un papel fundamental. El tantra se basa en alcanzar el punto máximo de excitación antes de pasar a la penetración. Así que volved a sentiros como cuando eráis adolescentes.

    Mantén el contacto visual

    Es muy importante que mires a tu pareja a los ojos, que conectéis a nivel espiritual. Al principio os dará risa pero poco a poco veréis como empezáis a sentir los beneficios de perderos en la mirada del otro.

    Estar presente

    No dejes que tu mente se distraiga con los quehaceres diarios o con los problemas del trabajo. El tantra tiene mucho que ver con la meditación y el mindfulness así que practica estas técnicas y no te distraigas de tus objetivos.

    Decir lo que quieres

    Que no te dé corte pedirle a tu chico dónde quieres que te toque, como quieres que lo haga… estáis experimentado algo totalmente nuevo y hasta que os acostumbréis tendréis que daros indicaciones mutuamente.

    Ser consciente

    Siente cada caricia, cada beso, cada roce… para ello podéis optar por ventaros los ojos. De esta manera el sentido de la vista queda anulado y el resto se agudiza, así que serás capaz de percibir muchas más sensaciones que antes.

    Retrasar el orgasmo

    La penetración pasa a un segundo plano. Cuando hayais alcanzado el punto máximo de excitación puede introducir el pene, pero debéis evitar la tentación de moveros contantemente. Seguid con los besos y las caricias e id poco a poco introduciendo movimientos rítmicos. Parad y volved a empezar.

    La explosión final

    Cuando llevéis algún tiempo al borde del abismo, pueden pasar horas, el clímax llegará. Y será más intenso que nunca. Quizá no lo consigas el primer día, pero con algo de práctica lograrás tener orgasmos que impliquen todo tu cuerpo gracias al nivel de excitación tal alto al que hayáis llegado.