Síndrome de la mujer acelerada: Cómo afecta a las relaciones

El síndrome de la mujer acelerada puede afectar mucho a tus relaciones amorosas, te contamos los detalles

por , il

    Síndrome de la mujer acelerada: Cómo afecta a las relaciones

    Las relaciones sentimentales pueden verse seriamente afectadas si padeces el síndrome de la mujer acelerada, algo que puede ser más común de lo que parece hoy en día, si es así, y tus relaciones se están viendo afectadas por la tenencia de este síndrome, deberías intentar solucionarlo pues a la larga, te puede llegar a imposibilitar tener pareja. A continuación, te contamos qué es exactamente este síndrome y cómo afecta a tus relaciones sentimentales.

    ¿Qué es exactamente el síndrome de la mujer acelerada?

    El síndrome de la mujer acelerada es un síndrome que se caracteriza por la imposibilidad de realizar muchas tareas al mismo tiempo que afectan a nuestra salud nerviosa y emocional.

    Algunos de los síntomas que pueden darte la respuesta de si padeces este síndrome son los siguientes: falta de sueño (despertarse varias veces durante la noche), sentimientos a flor de piel, emociones contradictorias (como si de una montaña rusa se tratara), irritabilidad, ansiedad continua, tristeza, fácil irritabilidad.

    Todos estos síntomas demuestran que deberías tomarte la vida de una manera un poco más tranquila, es decir, no intentar hacer más cosas de las que puedes completar día a día. Este síndrome no significa tener estrés por llevar un ritmo de vida frenético, va más allá, significa una frustración continua por no poder satisfacer todo aquello que te propones.

    ¿Cómo afecta este síndrome a tus relaciones sentimentales?

    El síndrome de la mujer acelerada puede afectar muy negativamente a las relaciones sentimentales y es peligroso, porque puede hacer en muchas ocasiones que seamos incapaces de mantener una relación de pareja estable en el tiempo. Algunos de los efectos que provoca son los siguientes:
    • Peleas diarias: La inestabilidad emocional, hará que no puedas tener periodos de paz dentro de la relación, lo que hoy te parece bien, mañana será un problema enorme que discutir con tu pareja. Además, hará que tengas sentimientos enfrentados: un día puedes estar totalmente enamorada y al siguiente, tener una gran ira por tu chico. Esto es muy peligroso porque la otra persona, puede generalmente desesperarse y terminar la relación por no poder soportar esa inestabilidad y ese riesgo continuo.
    • Dudas: Las dudas sobre si la relación debe continuar también te asaltarán, como cada día tendrás un estado de ánimo diferente, es bastante probable que dudes de si esa relación te conviene en función de cómo te sientas ese día. Esto puede provocar continuos procesos de dejar la relación, cosa que, por otra parte, puede hacer que finalmente, aunque te arrepientas de tu decisión no exista vuelta atrás.
    • Celos: La inseguridad que provoca el estado emocional en el que se encuentra una mujer que padece este síndrome puede llevar a la inseguridad extrema y a los celos incontrolados, pensar que la relación fluctúa porque tu estado de ánimo lo hace, es un error que solo aleja a la persona que quieres.
    • Tiempo: Lógicamente la falta de tiempo por querer abarcar todos los proyectos que te propones también es un problema serio en la pareja, que puede hacer que se descuide hasta tal punto que llegue a romperse por falta de complicidad e incluso por la aparición de terceras personas.

    Desacelerarse a tiempo

    El síndrome de la mujer acelerada es algo que puede afectar muy negativamente a tus relaciones y a tu salud emocional, por esto mismo si notas o crees que podrías estar padeciéndolo, no dudes en acudir a un profesional e intentar cambiar aquellos aspectos de tu vida que te están haciendo vivir así.