Síndrome de repulsión súbita: Por qué mi novio me da asco

Tener una sensación de asco repentina hacia la pareja es más común de lo que imaginas. Se llama síndrome de repulsión súbita y existen algunas razones por las que ocurre.

por , il

    Síndrome de repulsión súbita: Por qué mi novio me da asco

    Suele ocurrir en las relaciones nuevas, pero en ocasiones el síndrome de repulsión súbita se da en parejas duraderas. De repente, sin entender muy bien por qué hay algo de tu novio que te da asco y no puedes sacártelo de la cabeza. Si te está pasando, es posible que seas víctima del síndrome de repulsión súbita o SRS. Te contamos por qué tu novio te da asco.

    Probablemente si te da el síndrome repulsión súbita en la primera cita, no trascienda más de ahí, porque alomejor decides huir y no volver a verle. Sin embargo, si es algo que suele sucederte o te ha sucedido con una pareja que amas, tal vez no quieras tirar por la borda una relación, porque de repente te dió asco algo de él que antes no habías percatado, como mal aliento, una sonrisa amarillenta, un tic o que le huelen los pies. Esa es la reacción habitual del síndrome de repulsión súbita, de repente la víctima ve un aspecto subjetivo u objetivo en la pareja que le produce asco, hasta el punto de no poder quitarse esa sensación de la cabeza cuando está con ella, desear huir de la relación o incluso llegar a provocarle náuseas o vómito.

    No preguntamos si la víctima es la que sufre el síndrome de repulsión súbita o la pareja que pasa de formar parte importante de la vida de alguien a convertirse en una especie de monstruo asqueroso que esa persona no tolera. De hecho, es un momento desconcertante para ambos, porque incluso la persona que sufre síndrome de repulsión súbita no consigue comprender por qué de repente le da asco su pareja. Si de un día para otro has pasado de un estado de enamoramiento absoluto a que tu novio te dé asco, es importante que sepas por qué.

    Razones del síndrome de repulsión súbita

    Según los expertos, existes varian razones por las que de repente te da asco tu novio, un proceso en el que un pequeño estímulo desagradable puede convertirse en una repulsión incontrolable. Así que no lo dejes pasar y busca las causas del SRS:

    • Idealización: En ocasiones idealizamos tanto a nuestras parejas que acabamos por no tolerar sus pequeños defectos o sus peculiaridades. Esta causa del síndrome de repulsión súbita suele ser más común en los primeros encuentros. Por fin llega esa cita tan esperada y en el momento de la relación sexual descubres que el chico de tus sueños suda un poquito más de lo habitual. De repente sientes náuseas porque no concibes que en quizás él no sea tan perfecto como esperabas. Las idealizaciones son fáciles de derrumbar, sobre todo si somos demasiado exigentes y poco flexibles a la hora de comenzar a entablar una relación íntima y no contamos con habilidades y la suficiente confianza como para tratar de solucionarlo en vez de salir huyendo.
    • Los cuentos de hadas: durante nuestra niñez nos invaden con cuentos de hadas donde te aseguran que la perfecta media naranja se encuentra en algún lugar del planeta. Si creemos al 100% en la media naranja, será mucho más fácil no encontrarla, porque de hecho, no existe. Olvídate de encontrar al príncipe azul porque lo más probable es que no exista ni una sola persona en todo el universo que coincida contigo en estilo, deseos y gustos al completo. Las personas que creen en el amor romántico y en la media naranja, suelen desencartarse rápidamente a la primera de cambio y sufrir episodios incontrolados de SRS cuando se dan cuenta una y otra vez que su príncipe azul es simplemente uno más del montón.
    • Miedo al compromiso: seguro que si tus episodios de asco hacia tu novio se deben al miedo al compromiso, has querido salir huyendo nada más leerlo. Sí, una de las causas más comunes del SRS es ese miedo irracional que te impide comprometerte con alguien. Muchas veces, se debe a una situación de alerta constante debido a malas experiencias anteriores, y otras a una necesidad de independencia y control de tu vida porque tal vez eres una single apasionada. En cualquiera de los casos, es importante que te cuestiones si tus exigencias cuando decides no permitir entrar a alguien en tu vida no son demasiado exageradas. Plantéate si lo que te da asco de esa persona no es para tanto y quizás tengas que revisar un poco por qué lo rechazas o has rechazado tantas posibles parejas.
    • Poca asertividad: es probable que tu necesidad de huir se deba a una incapacidad total de resolver aquello que te disgusta y te provoca desagrado. Tal vez es el momento de aprender a ser más asertiva y exponer a la otra persona la situación que te disguste, sin que ello suponga agresividad o falta de respeto. En realidad, huir de una persona porque tenga una verruga o no te gusten sus zapatos, puede ser un poco absurdo, porque quizás tenga solución. Lo ideal es que la aceptaras tal como es, pero si no puedes controlar las náuseas de su olor de pies, puedes pedirle que use desodorante.
    • Inmadurez: si eres demasiado inmadura y superficial, probablemente te preocupes más por el tipo de ropa que lleve tu pareja que por otros temas más profundos e importantes a largo plazo. Puede ser un tema de la edad, incluso una manera instintiva de deshechar a las personas que verdaderamente no tienen futuro contigo, pero si sueles tener episodios de síndrome de repulsión súbita por aspectos superficiales, tal vez no sea mala idea tratar de cambiarlo, incluso es posible que necesites ayuda con unas terapias psicológicas.

    También te puede interesar: Consejos para encontrar pareja a los 30 años y Cosas que hacen a un hombre poco sexy