Navidad 2016

10 razones por las que no empezar una relación en el trabajo

10 razones por las que no empezar una relación en el trabajo

Compartir trabajo con tu pareja puede poner en riesgo vuestra relación. Te contamos todas las desventajas que tiene.

    10 razones por las que no empezar una relación en el trabajo

    Compartir lugar de trabajo con tu pareja es complicado y tiene muchas desventajas. Se puede producir una situación de desequilibrio entre los dos y que terminéis llevando los problemas de un ámbito de vuestra vida al otro con mucha facilidad. Así que, antes de que te embarques en una relación así te contamos todos los inconvenientes que pueden presentarse.

    Tanto los del trabajo a casa como viceversa. Quizá por la mañana hayáis tenido una discusión por ver a quién le toca fregar los platos y en la reunión de objetivos de la tarde terminéis enfadándoos más aún porque uno de vosotros haya cometido un error en un informe.

    Y es que siempre estáis hablando de ese nuevo proyecto que os trae a ambos de cabeza. En lugar de disfrutar del tiempo libre parece que no hayáis salido de la oficina.

    Uno de vosotros consigue un ascenso por el que habíais luchado los dos. Es muy probable que aunque intentéis controlarlo surjan los temidos celos profesionales.

    Algunas parejas desconocen la forma que tiene el otro de moverse en el entorno laboral. Muchos se sorprenderán al ver que su pareja es un ‘trepa’, que trata de forma despectiva a sus empleados o que se escaquea todo lo posible.

    Lo que para algunas parejas podría ser un sueño, en realidad es muy peligroso. No tienes a penas intimidad, toda tu vida está unida a la suya. Desconectar de la pareja de vez en cuando es necesario. Esto podría llevaros a permanecer alejados los fines de semana como medida paliativa.

    Como estáis ‘cansados’ de veros a todas horas es posible que dejéis de salir a cenar o de hacer otras actividades juntos que al principio disfrutabais. Los viajes, los paseos románticos… quedan en un segundo plano.

    Si cada uno trabaja por su lado, los compañeros no tienen porqué saber nada de vuestra vida privada. Pero al tener el mismo empleo, todo el mundo sabrá mucho más y eso podría repercutir negativamente en vuestra situación laboral.

    Cuando uno de los miembros de la pareja tiene un puesto de responsabilidad en el que el otro está a su cargo se corre el riesgo de que esos roles se trasladen a casa o incluso que se inviertan. Esto puede hacer que vuestra relación de pareja carezca del equilibrio y la igualdad necesarias para que funcione.

    Aun cuando le encante su trabajo, al ver que la relación está en riesgo, uno de los dos puede verse en la situación de tener que renunciar a él para salvarla.

    Debido a los problemas y la incomodidad que genera vuestra relación en el entorno de trabajo, vuestros jefes quizá quieran despediros.

    Teniendo cuidado y manteniendo unos límites se puede tener una relación con un compañero de trabajo, pero lograr ese equilibrio puede ser complicado. Aquí tienes unos consejos para que salga bien.

    704

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares