Vampirismo: La nueva filia sexual

El vampirismo lejos de la leyenda inspirada por Hollywood es también una filia sexual, te contamos los detalles

por , il - Última actualización

    Vampirismo: La nueva filia sexual

    Comportarse como un vampiro es la nueva filia sexual que está causando furor últimamente, y es que el componente sangriento de esta práctica, la sitúa como algo prohibido y, por lo tanto, muy atractivo. La leyenda fundamentada en los vampiros como símbolos sexuales y atractivos también juega su papel en la popularización del vampirismo. A continuación, te descubrimos qué es exactamente el vampirismo y cómo se practica.

    ¿Qué es el vampirismo?

    El vampirismo es una parafilia sexual que consiste en ingerir sangre ajena (de la pareja o quienes intervienen en la práctica sexual) es muy importante saber distinguir esta práctica sexual del vampirismo clínico que es una enfermedad mental por la que los afectados necesitan ingerir compulsivamente sangre de cualquier tipo sin ninguna necesidad fisiológica.

    El vampirismo puede considerarse como una práctica sadomasoquista extrema, es decir como una donación de sangre por parte de una persona pasiva hacia otra persona mientras mantienen relaciones sexuales siempre y cuando haya pleno consentimiento por ambas partes.

    Pero esto es muy peligroso, no solo para la persona que pierde la sangre (que deberá tomar vitaminas si es de forma muy continua pues las está perdiendo) sino también para quien ingiere esta sangre que puede llegar a tener problemas en los riñones y el hígado pues el cuerpo humano, no está preparado para digerir una gran cantidad de sangre.

    ¿Cómo se practica el vampirismo?

    El vampirismo se practica tal y como vemos en las películas. Es decir, una de las personas actúa como dominatrix vampírica y a través de un estilismo determinado y unas prácticas que pueden variar en función de los gustos y la imaginación de cada pareja extrae sangre a esta para terminar ingiriéndola.

    Antes de la extracción propia de la sangre, puede haber algún otro tipo de práctica sadomasoquista pues es muy común que las personas que practican vampirismo también practiquen sadomasoquismo.

    La sangre puede ser ingerida en cualquier momento de la práctica sexual, antes de la penetración, durante, o incluso como colofón tras el clímax, lo importante es que acabe sucediendo.

    En el amor no todo vale

    Si tu pareja quiere practicar vampirismo y a ti no te gusta, no dudes de si hacerlo debes ser libre para poder tomar tus propias decisiones y sobre todo si estas están relacionadas con tu cuerpo.

    No debes ceder nunca a los deseos de otras personas cuando contravengan tus principios o tu integridad física, es más si tienes una pareja con la que no compartes los gustos sexuales, quizá deberías plantearte terminar la relación, para poder evitar problemas mayores en el futuro.

    Viajes y vacaciones