10 beneficios de andar una hora al día

Andar es un ejercicio tan saludable como sencillo de practicar. Andar una hora al día refuerza la salud del corazón y de los huesos, mantiene la obesidad a raya y aleja la tristeza y la depresión. ¿Se puede pedir más?

por , il - Última actualización

    Si te da pereza ir al gimnasio y practicar deporte, ya no tienes excusa para empezar a moverte, porque andar es el ejercicio más sencillo. ¿Sabías que caminar entre 50-60 minutos al día reduce hasta en un 30% las posibilidades de padecer un infarto? Y hay más, porque andar protege los huesos, la memoria, ahuyenta la tristeza y la apatía y evita los problemas de sobrepeso y obesidad. Es aconsejable salir a caminar al menos 4-5 veces a la semana. El objetivo es hacerlo de forma gradual y, con el tiempo, llegar a caminar una hora al día. Descubre cómo ganar en salud caminando.

    1. Fortalecer el corazón

    Andar a paso rápido durante unos 30 minutos al día ayuda a controlar la hipertensión arterial, un factor de riesgo cardiovascular, al tiempo que equilibra el colesterol (ayuda a bajar el malo y a subir el bueno), con lo que se reduce el riesgo de ictus y de infarto.

    2. Alejar la depresión

    Practicar actividad física de manera moderada es más eficaz en muchos casos que tomar antidepresivos en casos de episodios leves de depresión, ya que aumenta el nivel de endorfinas, responsables del estado de ánimo.

    3. Prevenir la diabetes

    Los expertos recomiendan caminar 30 minutos después de comer para controlar la diabetes. Al andar se mejora la capacidad del organismo para liberar el exceso de glucosa, siendo una buena actividad para mantener controlados los niveles de glucosa en el organismo.

    4. Reforzar los huesos

    Al caminar no solo tonificamos los músculos, también aumenta la densidad ósea. Hacerlo al aire libre además estimula la síntesis de la vitamina D, un nutriente esencial para asegurar la correcta salud de los huesos.

    5. Proteger la memoria

    Andar todos los días ayuda a evitar que el hipocampo (la zona responsable de la memoria) se encoja a medida que pasan los años, es decir, se retarda el envejecimiento del cerebro y de la memoria. Otro saludable argumento para dar un paseo cada día.

    6. Quemar calorías

    Andando a paso rápido (un kilómetro en 10 minutos) se pueden llegar a quemar hasta 500 calorías en una hora. Un ejercicio sencillo que además ayuda a tonificar los músculos y ayuda a mantener bajo control el peso. No olvides que para el complemento ideal de toda dieta es el ejercicio físico.

    7. Activar el metabolismo

    Andando a paso rápido se activa el metabolismo, es decir, se queman calorías a más velocidad. Un efecto que puede durar varias horas después del ejercicio, lo que ayuda a adelgazar más rápido. Precisamente el sedentarismo o la falta de activa física vuelve perezoso al metabolismo, lo que hace que nos resulte mucho más difícil mantener un peso ideal.

    8. Evitar los atracones

    El ejercicio físico nos ayuda a paliar los nervios y el aburrimiento, responsables en muchos casos del picoteo entre horas. ¿Cuántas veces has recurrido a la comida por ansiedad? El ejercicio además es un buen antídoto contra el bajo estado de ánimo, otro motivo para comer en exceso.

    9. Regular el apetito

    Andar reporta interesantes beneficios a la hora de cuidar la figura y sin que ello nos suponga grandes esfuerzos. Al hacer ejercicio nuestro organismo eleva la producción de serotonina, que inhibe el apetito, así como la noradrenalina, que reduce la sensación de hambre.

    10. Acelerar el tránsito intestinal

    Al andar los alimentos ingeridos permanecen menos tiempo en el aparato digestivo, por lo que también hay menos tiempo para que las grasas sean absorbidas. De esta manera no se ralentiza el tránsito intestinal. Muchos beneficios a cambio de dar una pequeña caminata a diario.

    Viajes y vacaciones