Navidad 2016

10 cosas que toda mujer debería saber sobre sus hormonas

10 cosas que toda mujer debería saber sobre sus hormonas

10 cosas que toda mujer debería saber sus hormonas. No les prestamos la debida atención, pese a la enorme influencia que tienen en nuestra salud y bienestar. Toma nota y descubre qué puede haber detrás de los desequilibrios hormonales.

por en Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Hormonas
Última actualización:

    hormonas mujer

    No solemos prestarles la debida atención, pese a que juegan un papel fundamental en nuestra salud y en nuestro bienestar. Hablamos de las hormonas y de las 10 cosas que toda mujer debería saber sobre ellas. Tomamos nota.


    Son una pieza clave de nuestro bienestar, ya que afectan a casi todo, desde el estado de ánimo a la falta de energía y vitalidad y, por supuesto, al peso, y es que hay hormonas que engordan y adelgazan. Las hormonas tienen argumentos de peso para ser tenidas especialmente en cuenta cuando se trata de cuidar la salud. Vamos a centrarnos en el papel que desempeñan las hormonas y cuáles son esos aspectos en los que, quizá, todavía no hayamos reparado. Aquí está el particular listado de las 10 cosas que toda mujer debería conocer sobre las hormonas y que nos ayudarán a mejorar el cuidado de nuestro cuerpo.

    1. La píldora, ¿es la solución? A la píldora se le han venido atribuyendo efectos tales como mitigar los síntomas del síndrome premenstrual, evitar el acné, el flujo abundante o los cambios de humor. Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que no ataja el problema de raíz, tan solo lo mitiga a través de la administración de hormonas artificiales. La solución es buscar la causa exacta del problema y, a partir de ahí, revisar hábitos como la dieta y el estilo de vida.
    2. Las hormonas son un aliado de la salud. El equilibrio hormonal ayuda, entre otros, a mantener la piel sana, un peso estable, un estado de ánimo optimista y vital, al tiempo que ayuda a mejorar la creatividad y la concentración. Saber cómo nos afectan los cambios hormonales es una ventaja para planificar el cuidado de la salud.
    3. Vigila los síntomas del síndrome premenstrual. Detrás de los síntomas y molestias que acompañan al síndrome premenstrual pueden ocultarse otros problemas. Además, conviene tratar y buscar la causa exacta que provocan estas molestias y que atribuimos directamente a ese momento del mes. Síntomas como cambios de humor, hinchazón abdominal, acné, dolor de cabeza o calambres, entre otros, pueden significar que los niveles de estrógeno y progesterona están desequilibrados, por lo que conviene adoptar una serie de medidas, por ejemplo, revisando la dieta.
    4. Las hormonas necesitan grasa: La necesitan para sobrevivir. Las hormonas reproductivas, de hecho, no se pueden mover sin grasa de la dieta adecuda, ya que carecerían de sus componentes básicos haciéndonos más vulnerables a padecer problemas hormonales.
    5. La dieta mejora la fertilidad. La dieta, y en concreto la elección de los alimentos, puede ayudar a mejorar la fertilidad y a tener un ciclo más saludable.

      Y es que los alimentos (excesivamente calóricos, grasos o dulces) pueden afectar a los niveles hormonales.

    6. Hábitos depurativos y desintoxicantes. Nuestro cuerpo necesita limpiarse por dentro, liberarse de las toxinas acumuladas, una depuración que también influye en el equilibrio hormonal. Para ello, es fundamental aportar al cuerpo los nutrientes específicos, como vitaminas, aminoácidos y antioxidantes.
    7. Carencia de micronutrientes. Suelen estar detrás de la mayoría de los desequilibrios hormonales. Parar mejorar los niveles de estrógeno, progesterona, testosterona, cortisol y el rendimiento de la tiroides, hay que revisar la ingesta de micronutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos…) a través de los alimentos.
    8. Ejercicio físico adaptado: Los niveles de hormonas, el metabolismo e, incluso, el estado de ánimo, fluctúan a lo largo del ciclo de 28 días. Está claro que nuestro cuerpo no está igual todos los días, por los que no siempre estará preparado para realizar el mismo tipo de ejercicio. Es decir, los patrones hormonales mensuales requieren diferentes tipos de ejercicio. Prueba con el yoga y otras disciplinas relajantes para los días en los que te sientas más cansada.
    9. Problemas digestivos e intestinales. También pueden estar vinculados a cuestiones hormonales. Problemas de estreñimiento, hinchazón después de comer o la necesidad de tener que recurrir a los antiácidos son síntomas que no debemos pasar por alto. Cuando la digestión se ralentiza, el cuerpo no absorbe los nutrientes de forma óptima, ni tampoco elimina las toxinas de manera adecuada ni las hormonas funcionan a pleno rendimiento. Esto conduce a un desequilibrio hormonal.
    10. Relaciones íntimas de pareja, beneficios hormonales. El clímax es el momento en el que las terminaciones nerviosas alcanzan su máxima estimulación, mientras que el orgasmo es la meseta de sensaciones que conducen al clímax. Los beneficios hormonales de la oxitocina y el ócido nítrico ayudan a regular el ciclo, mejoran el deseo sexual y aumentan la fertilidad.

    También te puede interesar: Cambios de humor repentinos en la mujer: ¿a qué se deben? y las hormonas femeninas: qué son y cuál es su función.

    980

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PrevenciónSalud de MujerConsejos SaludHormonas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares