Navidad 2016

10 hábitos de las personas que se subestiman

10 hábitos de las personas que se subestiman

Subestimarse denota inseguridad y falta de confianza. Descubre si has caído en la trampa de dudar de tus capacidades.

por en Psicología, Salud de Mujer, Consejos Salud, Mente
Última actualización:
    10 hábitos de las personas que se subestiman

    ¿Tiendes a compararte con los demás con frecuencia?, ¿te preocupa demasiado lo que piensen de ti? La falta de autoestima subyace en el fondo de una inseguridad que nos puede llevar a subestimarnos, a perder la confianza y, lo que es peor, a ser víctima de los pensamientos y emociones negativas, desde el sentimiento erróneo de culpabilidad, envidia, pesimismo e, incluso, celos. Subestimar se puede definir, en términos generales, como estimar a una persona por debajo de su valía y capacidades. No solo podemos subestimar a los demás, sino a nosotros mismos. Hay una serie de rasgos predominantes en las personas que se subestiman. ¿te sientes identificada con alguno de ellos?

    Subestimarte solo hará que dejes de confiar en tus capacidades y habilidades, porque todo el mundo es cierto que tiene debilidades, pero también fortalezas. Si ante un reto, cambio o situación inesperada te muestras pesimista no solo te perderás nuevas experiencias y oportunidades, sino que aumentará la frustración. Borra el negro y, ante las dificultades, replantea la situación desde una perspectiva más optimista.

    La tendencia a sentirse culpables cuando las cosas no salen como esperaban hace que no vean una salida o se bloqueen a la hora de tomar una decisión. Es un rasgo común de las personas que se subestiman el culparse en lugar de analizar la situación desde todos los puntos de vista.

    Ser demasiado autoexigente puede encerrar un problema de aceptación de uno mismo. Las personas que se subestiman tienden a ser demasiado exigentes consigo mismas y tratan de no ver las limitaciones o los aspectos de su personalidad que no les gustan. Pero no aceptarlos solo que hará que cada vez queramos ser más exigentes y, al no lograrlo, la frustración puede ser mayor. Aceptarnos nos hace más libres.

    Las personas que se subestiman tienden a ser excesivamente modestas, a no saber cómo reaccionar ante un elogio, lo que puede delatar la falta de seguridad y confianza en uno mismo.

    Si nos dedicamos a compararnos con los demás terminaremos por no vivir nuestra vida. Subestimarse puede llevarnos precisamente a cometer este error, ya que si pensamos continuamente en qué harán los demás no tomaremos ninguna decisión acorde a nuestros principios e intereses.

    Cuidado con compararse de manera sistemática con los demás, porque puede llevarnos a caer en la envidia.

    Ser altruista y estar dispuesto a ayudar siempre a los demás es un virtud que no tiene precio, pero cuidado, porque no saber poner límites puede hacer que al final nos sintamos infelices. Las personas que se subestiman suelen estar más pendientes del bienestar de su familia, amigos… que del suyo propio.

    ¿Quién dijo que no puedes conseguir lo que te propongas? La respuesta, y la capacidad de conseguir nuestros retos, la tenemos en nuestras manos. Si dudamos de nuestras posibilidades, vulneramos nuestra confianza y seguridad. Subestimarse te hará quedarse atrás y perderás muchas oportunidades.

    Las personas que se subestiman suelen evitar salir de la zona de confort, donde creen tenerlo todo controlado, pero la mente necesita sentirse activa. Instalarse en la zona de confort, ya sea por falta de confianza o seguridad, hará que perdamos el interés por las nuevas experiencias y oportunidades.

    En algunos casos conviene pensar que ‘nadie dijo que fuera fácil’ antes de tirar la toalla. Sin embargo, cuando nos subestimamos, al cometer un error o toparnos con un contratiempo, lo más fácil es rendirse. Justo lo que no hay que hacer, porque los errores deben ser entendidos como una manera más de aprender, y en muchas ocasiones inevitables.

    En la mayoría de las ocasiones la falta de confianza puede llevar a dejarse influir demasiado por las personas equivocadas o tóxicas. No subestimes tu capacidad de decidir con quién quieres pasar tu tiempo.

    También te puede interesar: Errores en los recuerdos: 3 razones para no creer todo lo que recuerdas y descubre las 10 claves del síndrome de la mujer perfecta.

    928

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PsicologíaSalud de MujerConsejos SaludMente

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares