Navidad 2016

10 reglas para comer los alimentos más limpios

10 reglas para comer los alimentos más limpios

10 reglas para comer los alimentos más limpios. Vigilar los ingredientes de los alimentos es fundamental para conocer cuál ha sido el proceso de elaboración hasta llegar a nuestra mesa, lo que nos hará ganar en salud y bienestar.

por en Alimentación, Salud de Mujer, alimentación sana, Consejos Salud
Última actualización:

    alimentos mas limpios

    ¿Cómo comer los alimentos de la forma más saludable posible? A la hora de elegir los alimentos no solo hay que tener en cuenta su composición, sino también el proceso de elaboración y preparación. Vamos a ver las 10 reglas básicas para comer los alimentos más limpios.


    Aplicando estas sencillas reglas a la hora de llenar la cesta de la compra ganaremos en salud y, al mismo tiempo, contribuiremos a la protección del medio ambiente. Y es que cuidar la alimentación debe ser una de nuestras principales prioridades. Llevar una dieta sana, variada y equilibrada, combinada con la práctica de ejercicio físico, es la mejor ecuación para ganar en salud y bienestar.

    1. Comer en casa en lugar de salir fuera: No todos los establecimientos en los que se sirven comidas utilizan productos de primera calidad la preparación de los menús. De hecho, en algunos casos, aparecen ingredientes que contienen productos químicos, plaguicidas e, incluso, que han sido modificados genéticamente. También hay que tener especial cuidado con los aceites que se utilizan. Así, podemos encontrarnos un uso excesivo de aceites vegetales, de maíz, de cacahuete, de palma o aceite hidrogenado. Ingredientes que, aunque puedan resultar más baratos al comprarlos, a la larga pueden resultar perjudiciales para la salud.
    2. Optar por las marcas de alimentos más concienciados por el medio ambiente y por la salud: Hay que evitar, en la medida de lo posible, tomar alimentos que contengan ingredientes modificados genéticamente o que hayan sido tratados con productos químicos y pesticidas. Hay que vigilar también el contenido de los sabores artificiales, aditivos, edulcorantes, colorantes artificiales y, en general, cualquier ingrediente que no reconozcamos en la etiqueta. Las marcas que abusan de estos ingredientes se preocupan poco por nuestra salud.
    3. Optar por alimentos de temporada y cultivados en la zona: Comprar directamente a los productores locales es una de las mejores maneras de asegurarnos de que los alimentos son totalmente saludables y que no contienen ningún ingrediente que pueda resultar dañiño. Apuesta por hacer la compra en los mercados locales, porque además estarás apoyando la producción de la zona.
    4. Evitar los alimentos procesados: Hay que leer con atención la etiqueta, porque algunos pueden contener ingredientes poco saludables, incluso haber sido tratados o procesados con productos químicos.

    5. Evitar los alimentos tóxicos: El uso de químicos, pesticidas e, incluso, ingredientes transgénicos, pueden convertir un alimento en tóxico para nuestro organismo.
    6. Reducir el consumo de refrescos y bebidas edulcoradas: Especialmente si estás a dieta, o quieres cuidar tu peso ideal, conviene reducir la ingesta de refrescos y bebidas edulcoradas. Además, algunas de estas bebidas pueden contener otros ingredientes poco saludables, como azúcar procesada, jarabe de maíz o colorantes artificiales.
    7. Vigilar el consumo de carne: En concreto, las carnes de animales que han sido criados fuera de su ambiente natural, es decir, en fábricas. En estos casos, los animales reciben una alimentación para acelerar su desarrollo y engorde, para ponerlos antes a la venta. Es mejor apostar por las carnes de animales que han sido criados en espacios al aire libre y con una alimentación sana y ecológica.
    8. Reducir el consumo de pescado de criadero: Al igual que sucede con la carne, el pescado procedente de especies que han sido alimentadas para un engorde rápido, puede resultar mucho menos saludable.
    9. Evitar comprar aceites poco saludables: Conviene apostar por el aceite de oliva virgen, básico en la dieta mediterránea, y dejar fuera de la cesta de la compra aceites de maíz, de cacahuete, de palma… Aceites que pueden resultar perjudiciales para la salud. Al evitar algunos de estos aceites, como el aceite de palma, también estamos reduciendo al mínimo el impacto al medio ambiente.
    10. Aprender a leer y entender las etiquetas de los productos: Es importante saber qué contienen los alimentos que comemos. A la hora de leer las etiquetas, si encontramos algún ingrediente desconocido, e incluso de nombre impronunciable, que no somos capaces de reconocer, es mejor optar por otro alimento. Cuidado con las etiquetas que incluyen las palabras sin grasa o sin azúcar, porque no siempre significa que sean más saludables. Hay que vigilar que, aunque sean bajos en grasas, por ejemplo, no estén luego cargados de azúcares.

    También te puede interesar: Las 10 preguntas más curiosas sobre nutrición y la lista de los alimentos saludables que también pueden ser venenosos.

    919

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónSalud de Mujeralimentación sanaConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares