Navidad 2016

5 fuentes de proteínas no a base de carne

5 fuentes de proteínas no a base de carne

Las proteínas son esenciales en toda dieta sana y equilibrada. Pero además de la carne, hay otras fuentes de proteínas. De éstas precisamente, de las fuentes no a base de carne, es de las que vamos a hablar a continuación.

por en Alimentación, Nutrición, Salud de Mujer, Alimentación Equilibrada, alimentación sana, Beneficios alimentos, Consejos Salud
Última actualización:
    5 fuentes de proteínas no a base de carne

    Nuestra alimentación diaria para ser sana y equilibrada requiere los porcentajes adecuados de nutrientes esenciales. En el caso de las proteínas, deben representar entre el 15 y el 20% del total de los nutrientes que debemos tomar a diario a través de los diferentes alimentos.

    Por costumbre, cuando hablamos de proteínas siempre pensamos, en primer lugar en la carne, y en concreto en la carne roja, y nos olvidamos de que hay algunas fuentes de proteínas interesantes y no a base de carne. Estos otros alimentos a tener en cuenta, para satisfacer nuestras necesidades de proteínas, son los que están incluidos en esta lista:

    1. La soja: Media taza de semillas de soja contiene aproximadamente 300 gramos de proteína. La soja es un alimento muy saludable y que puede proporcionar todos los aminoácidos esenciales para nuestro organismo. Este alimento un básico de la dieta vegetariana, reemplazando a la carne, ya que es un alimento con alto contenido de proteínas. La soja admite muchas variedades, y así podemos encontrar una amplia lista de alimentos a base de soja, incluidas las hamburguesas vegetarianas, excelentes para tomar en la comida. La soja es rica en fibra soluble, buena para el intestino.
    2. Lácteos: Entre los lácteos, destaca el yogur por su contenido en proteínas de calidad. Un yogur contiene tantas proteínas como una porción de carne magra. Por su parte, una taza de leche contiene aproximadamente 8 gramos de proteínas, y 1 gramo de queso puede proporcionarnos unos 6-7 gramos de proteínas.
    3. Los frutos secos: Los frutos secos no solo animan nuestros platos sino que son saludables.

      Almendras, pistachos, avellanas, nueces… Todos estos frutos secos son ricos en las denominadas grasas buenas y en fibra. Los frutos secos contiene ácidos grasos Omega 3, buenos para combatir los efectos de los radicales libres, principales responsables del envejecimiento celular. En lugar de incluirlos en un solo plato, es aconsejable, por ejemplo, tomar nueces a lo largo del día, ya que de esta manera también mantendremos controlado el apetito y los niveles de azúcar en sangre.

    4. Frijoles: Un plato de frijoles cocidos puede proporcionar entre 12 y 16 gramos de proteínas. Además, estas legumbres son también ricas en fibra, favoreciendo la salud digestiva. Ayudan a mantener bajos los niveles de colesterol y algunos estudios sugieren que también pueden ser buenos para ayudar a prevenir la aparición del cáncer.
    5. Los huevos: Un huevo contiene una media de 6 gramos de proteínas, lo que corresponde a aproximadamente al 12% del valor diario recomendado por nuestro bienestar. Las proteínas del huevo son de alta calidad. Tanto la clara como la yema aportan sus beneficios. Así, por ejemplo, el hueve contiene vitamina B12, implicada en funciones tan importantes como el mantener un metabolismo saludable. La mayor parte de la proteína del huevo está en la clara (la cual, por cierto, apenas tiene 17 calorías), pero la yema también es buena ya que aporta vitamina A, vitamina D, calcio y ácido fólico.

    También te puede interesar: Alimentos ricos en proteínas: Top 10 más proteícos y descubre la carne para personas vegetarianas: sustitutos, propiedades y recetas.

    667

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónNutriciónSalud de MujerAlimentación Equilibradaalimentación sanaBeneficios alimentosConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares