Navidad 2016

5 razones por las que no puedes parar de comer

5 razones por las que no puedes parar de comer

¿Te asalta el hambre a cualquier hora?, ¿no puedes parar de comer? Descubre las razones que pueden estar detrás de este desequilibrio de la dieta.

    no poder parar de comer 48x48

    ¿Por qué no puedo dejar de comer? Si últimamente te has hecho pregunta más a menudo de lo que debieras quizá es horar de revisar algunos hábitos cotidianos. Hábitos como el dormir, a los que no siempre prestamos la debida atención. Cuando el hambre nos asalta a cualquier hora la tendencia suele ser decantarse por alimentos más calóricos. El apetito entre horas puede ser dar al traste con la dieta. Para recuperar el control de tu peso y de tu alimentación, echa un vistazo a las 5 razones por las que posiblemente no puedes parar de comer.

    dormir mal 48x48

    El sueño es reparador y, además, influye en numerosos procesos del organismo, incluido el metabolismo. Dormir mal o dormir menos horas de las aconsejadas no solo hará que nos sintamos fatigados al día siguiente, sino que aumenta la producción de grelina, la hormona responsable de abrir el apetito.

    proteinas desayuno 48x48

    El desayuno es una de las comidas más importantes del día, siendo aconsejable dedicarle al menos 20 minutos. Un desayuno debe ser completo, y eso incluye las proteínas, porque de esa manera controlaremos mejor el apetito entre horas.

    comidas irregulares 48x48

    Al igual que hay que hacer 5 comidas al día, sin saltarse ninguna, también hay que respetar unos horarios regulares. De lo contrario, el metabolismo se desequilibra y será más complicado aplacar el apetito entre horas.

    beber solo sed 48x48

    Cuidar la hidratación es tan importante como cuidar la alimentación. De hecho, no hay que beber solo cuando tenemos sed, la cual puede ser confundida con hambre. Antes de abrir la nevera, toma un vaso de agua y piensa en si te apetece comer una manzana. Si la respuesta es sí, el hambre es real.

    comer sin pensar 48x48

    Al igual que hay que prestar atención a la elección de los alimentos, una dieta equilibrada exige sentarse a la mesa y centrarse en lo que estamos comiendo. Las prisas, el estrés, la ansiedad emocional, nos hacen comer sin ser conscientes de lo que estamos ingiriendo, lo que dificultad la sensación de saciedad.

    663

    Navidad 2016

     
    Más populares