7 alimentos saludables que también pueden ser venenosos

7 alimentos saludables que también pueden ser venenosos. En apariencia, inofensivos, pero cuidado con ciertas partes de estos alimentos que, por su contenido en sustancias nocivas, pueden resultar muy peligrosas para la salud si se consumen.

por , il

    ruibardo

    ¿Sabías que ciertos alimentos, en apariencia saludables, también pueden resultar venenosos? Lo primero es no alarmarse y, lo segundo, descubrir cuándo realmente estos 7 alimentos pueden resultar dañinos para la salud. En la prevención está la clave.

    Hay determinados alimentos, en concreto ciertas partes, que pueden resultar tóxicos para el organismo, aunque en apariencia resulten inofensivos. Así, por ejemplo, mientras que los tallos de ruibardo, utilizados sobre todo para elaborar batidos caseros, son seguros para comer, no sucede lo mismo con otras partes como las hojas y las raíces. No es el único alimento al que conviene prestar atención para evitar problemas.

    Ruibardo

    Mientras que el tallo está lleno de antioxidantes y calcio, las raíces y las hojas contienen ácido oxálico, una toxina que puede causar náuseas, vómitos y debilidad, incluso ingerida en pequeñas cantidades. Abusar de su consumo podría incluso dañar los riñones y el hígado. La mejor prevención es descartar totalmente las raíces y las hojas, y antes de cocinar, lavar bien los tallos.

    Patatas

    No todas las patatas son venenosas, pero cuando las patatas crudas reciben demasiada luz pueden desarrollar un químico tóxico, la solanina, la cual puede causar diarrea y vómitos durante varios días seguidos. La señal de la presencia de solanina es un color verdoso justo debajo de la piel de la patata. En las patatas afectadas también pueden crecer pequeños brotes. A la hora de cocinar las patatas, hay que eliminar las capas verdes para que sea seguro comerlas. De igual manera, hay que conservar las patatas siempre en un lugar oscuro y fresco.

    Semillas y huesos de frutas

    Cuidado con ciertas semillas y huesos de frutas porque pueden resultar peligrosos para la salud. Las manzanas, peras, melocotones, mangos, cerezas, albaricoques, nectarinas… contienen semillas y huesos con amigdalina, una sustancia química transformarse en ácido cianhídrico, provocando síntomas como dolores de cabeza, convulsiones, náuseas, aumento del ritmo cardiaco y tensión arterial alta. La opción: retirar las semillas y huesos y comer tranquilamente.

    Setas

    Las setas que compramos en la frutería o supermercado son totalmente saludables, es decir, han pasado todos los controles establecidos antes de su venta. Otra cosa es cuando recogemos las setas directamente el campo. No solo hay cientos de tipos de setas, sino que algunas pueden ser nocivas y peligrosas, provocando entre otros síntomas malestar estomacal, diarrea, vómitos y daños en el hígado y los riñones. Si no estamos seguros del tipo de seta, lo mejor es no comerla.

    Yuca

    La yuca es un alimento especial apreciado por su contenido en hidratos de carbono, aunque hay que tener cuidado y no tomarla cruda, sino cocinada para erradicar los tóxicos que pueden depositarse en las hojas y raíces y que, entre otros síntomas, pueden provocar dolor de estómago, dificultades para respirar o convulsiones. Para evitar problemas, hervir siempre la yuca.

    Frijoles

    Los frijoles, aunque ricos en fibra, pueden provocar molestias estomacales si se comen crudos. Antes de cocinarlos, conviene además dejarlos en remojo, entre 5-8 horas.

    Habas

    Las habas son ricas en proteínas, ácido fólico y fibra pero contienen una toxina que puede provocar náuseas, vómitos y dolor abdominal. Para eliminarla basta con cocinar las habas, al menos 10 minutos, antes de tomarlas.

    También te puede interesar: Setas: cómo prevenir intoxicaciones alimentarias y la lista de los 10 alimentos más peligrosos para la salud.