Navidad 2016

7 razones para dejar de comer alimentos procesados

7 razones para dejar de comer alimentos procesados

7 razones para dejar de comer alimentos procesados. Mucho menos saludables de lo que pensamos, sobre todo cuando en su etiqueta aparecen varios ingredientes, pueden resultar perjudiciales para nuestra salud y bienestar si hacemos de ellos los protagonistas de la dieta.

por en Alimentación, Nutrición, Salud de Mujer, alimentación sana, Consejos Salud
Última actualización:
    7 razones para dejar de comer alimentos procesados

    Te damos 7 razones para reducir la presencia de alimentos procesos en tu dieta, alimentos que no siempre son tan saludables como en apariencia quieren hacernos creer. ¿Por qué conviene dejar de comer alimentos procesados?

    Comer bien es la forma más fácil y efectiva de invertir en nuestra salud y bienestar. De ahí la importancia de conocer cuáles son los alimentos más saludables y cuáles son los que conviene, en la medida de lo posible, evitar o restringir. Nos centramos, en este caso, en los alimentos procesados, los cuales pueden ser mucho menos saludables de lo que pensamos. La mejor opción, no obstante, es apostar por los alimentos integrales que, además de energía, nos reportan vitalidad y bienestar. Vamos a ver más detenidamente cómo modificar aquellos hábitos alimenticios en los que la comida procesada tiene algo que ver.

    Vamos a ver cuáles son los motivos que argumentan la necesidad de reducir la ingesta de alimentos procesados para favorecer el cuerpo y la mente:

    1. Alimentos procesados que convierten lo simple en complicado: Cuando hablamos de procesados estamos haciendo referencia a los alimentos que no están en su estado natural. Generalmente, cuando en la etiqueta aparecen dos o más ingredientes, suelen estar procesados. Por ejemplo, una bolsa de espinacas congeladas solo tiene un ingrediente. Es decir, cuanto más sencilla sea la comida o el alimento más saludable resultará.
    2. Los alimentos procesados dañan el interior: Prácticamente todos los alimentos procesados contienen ingredientes artificiales, los cuales, a largo plazo, pueden resultar perjudiciales para la salud. Algunos de estos ingredientes, de hecho, están muy cuestinados al considerar que pueden ser altamente cancerígenos (aspartamo, azodicarbonamida, butilhidroxianisol, entre otros). Los aditivos químicos, colorantes artificiales, potenciadores del sabor, jarabe de maíz alto en fructosa, aceites vegetales, grasas trans y conservantes abundan en los alimentos procesados, sin saber realmente en qué medida pueden ser perjudiciales para la salud. Los alimentos procesados además nos hacen más vulnerables a los problemas de obesidad, diabetes o enfermedades del corazón.

      La solución: alimentos frescos e integrales.

    3. Los alimentos procesados ​​pueden causar enfermedades: Cuanto mayor transformación haya sufrido un alimento, menos nutrientes contendrá. Estamos hablando de alimentos que han sido pulverizados, licuados o procesados, proceso en el que también se han añadido conservantes, colorantes y otros aditivos que pueden dañar nuestra salud y hacernos más vulnerables a determinadas patologías.
    4. Los alimentos procesados ​​están elaborados para crear adicción: En la etiqueta de los alimentos procesados también pueden aparecer ingredientes químicos destinados a crear adicción, es decir, la necesidad de comer más, ya sean dulces o salados. Tentación que puede derivar en aumento de peso. ¿Quién no ha abierto una bolsa de patatas fritas o de galletitas saladas sin ser capaz de comer solo una? La opción más saludable: sustituir el picoteo por alimentos naturales, como una pieza de fruta, mucho más nutritiva y saludable, además de incluir fibra, agua y carbohidratos que metabolizan lentamente, al contrario que los alimentos procesados.
    5. Los alimentos procesados ​​favorecen el aumento de peso: Detrás de muchos de los alimentos procesados se esconden calorías y grasas que favorecen el aumento de peso. Abusar de este tipo de alimentos nos harás más vulnerables a ganar kilos de más.
    6. Los alimentos procesados no son energéticos: Después de comer una hamburguesa y unas patatas fritas, ¿realmente te sientes con más energía?, ¿nos sienta bien la comida rápida? La sensación de letargo e, incluso, somnolencia que puede aparecer después de comer este tipo de comidas es la señal que nos envía el cuerpo y que nos alerta de que no estamos comiendo de la manera más adecuado. Nuestro cuerpo, además de los nutrientes esenciales (vitaminas, minerales…) también necesita energía de larga duración, y esto no se consigue con los alimentos procesados.
    7. 80% de alimentos naturales en su dieta: Es la mejor manera de invertir en salud, reduciendo al máximo el consumo de alimentos procesados o que en su elaboración incluyan aditivos, sabores artificiales y otros productos químicos.

    También te puede interesar: Los 10 alimentos más saludables: cuida tu dieta.

    850

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónNutriciónSalud de Mujeralimentación sanaConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares