Navidad 2016

Alergia medicamentos: ¿Qué hacer?

Alergia medicamentos: ¿Qué hacer?

Alergia medicamentos: ¿Qué hacer? Las reacciones alérgicas son la respuesta de nuestro sistema inmunológico cuando reconoce como un fármaco como alergeno, similar a la reacción que causa la alergia al polen o a los ácaros del polvo. Ante la aparición de síntomas, se debe suspender el tratamiento y acudir al médico, ya que la reacción puede derivar en un cuadro de anafilaxia.

por en Fármacos, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Pastillas
Última actualización:

    medicamentos alergias

    Alergia medicamentos: ¿Qué hacer? Los medicamentos pueden causar reacciones adversas, siendo las más comunes, tal y como recoge la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, las que afectan al aparato digestivo, cursando con dolor abdominal, vómitos, y a la flora intestinal (causando diarrea). Sin embargo, hay otras reacciones más difíciles de predecir, como son las alérgicas, producidas por un mecanismo inmunológico. ¿Cómo reconocer una reacción alérgica a un determinado fármaco? Y, sobre todo, ¿qué hacer en estos casos?


    La alergia a un fármaco es la respuesta de nuestro sistema inmunológico cuando reconoce a éste como un alergeno. Una reacción, tal y como señalan los especialistas, muy similar a la producida por la alergia al polen, a los ácaros del polvo, a determinados alimentos o a los hongos. Las reacciones alérgicas son poco frecuentes en la etapa infantil, no así entre los adultos. De hecho, a más edad, más posibilidades de padecer alergia a algún medicamento. Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica –la cual dispone del único y primer registro europeo de desensibilización a medicamentos-, se estima que entre el 15 y el 25 por ciento de la población padece algún tipo de reacción adversa o alérgica a los medicamentos. De hecho, es el tercer motivo de consulta al especialista en alergias, por detrás del asma y de la rinoconjuntivitis.

    Los síntomas más frecuentes o comunes de las alergias a los fármacos se manifiestan en la piel (erupciones, enrojecimiento, inflamación, urticaria), aunque también pueden aparecer síntomas respiratorios o digestivos. El cuadro más grave, como sucede con cualquier alergia, es la anafilaxia, la cual puede aparecer apenas media hora después de tomar el medicamento y con síntomas tales como picor, urticaria, dificultad respiratoria, hipotensión, mareo y pérdida de conciencia. Ante estos síntomas, se debe acudir de manera inmediata al médico o al servicio de urgencias ya que puede poner en serio riesgo la vida del paciente.


    Cualquier fármaco, en principio, puede causar una reacción alérgica, aunque las más frecuentes son las reacciones a las penicilinas y derivados de los antibióticos.

    Y entre los antiinflamatorios y antitérmicos, el ibuprofeno, uno de los medicamentos más usados y más frecuentes en el botiquín. Ante una reacción adversa, se debe suspender de manera inmediata el tratamiento y consultar al médico, ya que además de evitar el contacto con el medicamento esta prevención se debe extender al resto de fármacos relacionados. En algunos casos es necesario seguir un tratamiento para controlar los síntomas de la alergia (antihistamínicos, corticoides).


    Además de la recomendación general de no automedicarse, en caso de haber padecido algún síntoma de reacción alérgica los especialistas aconsejan lo siguiente:

    • Anotar el nombre del medicamento y los síntomas que nos ha producido.
    • Consultar al médico siempre que se produzca cualquier tipo de reacción alérgica o efecto secundario con el medicamento prescrito. Si el médico nos remite al alergólogo, hay que procurar no demorar la consulta para contar lo más rápido posible con un diagnóstico certero.
    • Al acudir a la consulta, siempre se debe advertir al médico de las reacciones que hemos tenido con otros medicamentos.
    • Aunque un medicamento en un momento dado no nos provoque reacciones o efectos adversos, esto no quiere decir que en un futuro sí lo pueda hacer.
    • La desensibilización consiste en una técnica de administración, en dosis progresivas, del medicamento, empezando por dosis muy pequeñas hasta llegar a la dosis terapéutica. De esta manera, el paciente puede tomar el medicamento que le producía alergia.

    846

    ESCRITO POR PUBLICADO EN FármacosPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludPastillas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares