Alerta meningitis en Madrid: Quesos que no debes comer

Tres son los quesos que las autoridades sanitarias recomiendan no comer tras la alerta por meningitis en Madrid.

por , il

    Alerta meningitis en Madrid: Quesos que no debes comer

    La alerta por meningitis en Madrid ha obligado a las autoridades sanitarias a recomendar a los consumidores que se abstengan de consumir los quesos implicados en la detección de la bacteria Listeria monocytogenes. Esta bacteria puede transmitirse en alimentos crudos, procesados o elaborados con leche no pasteurizada (frutas, verduras, algunos lácteos…). En algunos casos, la intoxicación por listeriosis puede evolucionar en meningitis. Lógicamente no se trata de dejar de comer queso, sino de evitar consumir los indicados por las autoridades sanitarias. ¿Cuáles son los quesos que no debes comer?

    La alerta alimentaria fue activada por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) tras confirmarse en Madrid un caso de meningitis en un hombre de 39 años, causada por el consumo de alimentos contaminados por la bacteria Listeria monocytogenes, en concreto, unos quesos elaborados con leche cruda.

    Quesos retirados del mercado

    alerta meningitis quesos

    Las autoridades sanitarias han procedido a la retirada de los lotes de quesos sospechosos, elaborados por la empresa Oihan Txiki Koop, de Aia, en Guipúzcoa, que habían sido distribuidos en las comunidades autónomas de Madrid, Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana, Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla León, Extremadura y Galicia. La empresa emitió un comunicado en el que señalaba lamentar profundamente lo sucedido con estos productos.

    Tres son los quesos que no se deben comer:

    • Queso Gutizia, queso de leche cruda de oveja.
    • Queso Txuria, queso de pasta blanda de leche cruda de oveja.
    • Queso Beltza, queso láctico-rulo de leche cruda de oveja.

    Los síntomas de la listeria son similares a los de una intoxicación alimentaria, por ejemplo por consumir alimentos en mal estado. Vómitos, malestar digestivo, fiebre, dolores musculares o diarrea son las primeras manifestaciones de esta infección. También puede parecer síntomas más severos, como dolor de cabeza, rigidez de cuello, sensibilidad a la luz o pérdida del nivel de alerta. Aunque en la mayoría de los casos la listeria cursa como una infección benigna, conviene consultar al médico ya que, como hemos señalado, puede complicarse y derivar en meningitis o septicemia.