Navidad 2016

Alimentos caducados: ¿Es seguro consumirlos?

Alimentos caducados: ¿Es seguro consumirlos?

Alimentos caducados: ¿Es seguro consumirlos? Para resolver dudas, lo primero, y esencial, es diferenciar entre la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente. Además, no todos los alimentos son iguales ni entrañan los mismos riesgos para nuestra salud.

por en Alimentación, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Intoxicación
Última actualización:

    alimentos caducados

    Alimentos caducados: ¿Es seguro consumirlos? Aproximadamente el 20% de la población consume alimentos después de la fecha de caducidad, según datos de un estudio elaborado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. La crisis, la subida de precios de la cesta de la compra son algunos de los motivos que nos están llevando a desperdiciar menos comiday a desechar menos alimentos. Pero, ¿es seguro tomar alimentos caducados? Lo primero de todo es diferenciar entre fecha de caducidad y consumo preferente. Una diferencia que nos ayudará a resolver dudas a la hora de desechar o consumir un alimento.


    ¿Qué diferencia hay entre fecha de caducidad y consumo preferente? Ambas referencias son primordiales para saber si es seguro consumir un alimento que no hemos comprado para su consumo inmediato. La caducidad de un producto o alimento está sujeta a muchos factores, los cuales pueden reducir su vida útil. Así, entre los factores que influyen en la duración de un producto podemos citar los cambios de temperaturas, los cambios producidos por la luz o los cambios químicos (reacciones enzimáticas).

    La fecha de caducidad es la fecha a partir de la cual el fabricante no puede asegurar al consumidor que el producto esté en óptimas condiciones sanitarias ya que puede empezar a tener microorganismos patógenos. Microorganismos que, por ejemplo, pueden estar presentes en las latas de conservas (Clostridium botulinum), en los huevos (salmonela) o en la carne picada (E.Coli).

    Por su parte, la fecha de consumo preferente nos indica la fecha a partir de la cual el alimento empieza a perder propiedades o características organolépticas (olor, textura, sabor), aunque ello no quiere decir que suponga un riesgo para la salud.

    Los consumidores prestamos cada vez más atención a la caducidad o vida útil de los alimentos, especialmente cuando adquirimos productos como lácteos (leche, yogures, batidos), productos frescos, carnes, pescados, frutas, galletas, pastas o conservas.


    Consumir un alimento caducado –especialmente cuanto más contenido acuoso y proteínico y riqueza lipídica contenga- puede sentarnos mal y ser causa de intoxicación alimentaria. Según datos médicos, anualmente en nuestro país se registran en torno a 15.000 casos de intoxicaciones alimentarias, generalmente provocadas por consumir un alimento en mal estado o por errores en la cadena de conservación y manipulación.

    Los síntomas pueden aparecer a las pocas horas de consumir el alimento caducado o a los días. En los casos más leves, los síntomas suelen ser náuseas, diarrea, dolores abdominales, debilidad y dolor de cabeza.

    Cuando se produce una intoxicación alimentaria, suele ir acompañada de deshidratación, pudiendo llegar a complicarse. Entre las complicaciones para la salud, la infección o inflamación del tejido que se encuentra alrededor del corazón (pericarditis).

    Ante la duda sobre si un alimento está en buenas o malas condiciones para su consumo, lo mejor es desechar. Sin embargo, hay que señalar que no todos los alimentos son iguales y, por tanto, no todos entrañan los mismos riesgos. Hay que ser muy precavidos y especialmente cuidadosos con los alimentos crudos, el pescado y la carne fresca. De igual manera, los huevos, quesos frescos, zumos y embutidos envasados al vacío también es aconsejable consumirlos antes de la fecha indicada. En el caso de las ensaladas, las que compramos en bolsas ya preparadas para su consumo, también hay que respetar la fecha, ya que se trata de un alimento perecedero.

    Hay otros alimentos, como galletas, pastas, chocolate o arroz que siempre es más fácil reconocer si están en buenas condiciones. Además, duran más, hasta seis meses si se conservan en un lugar seco y sin luz. En estos casos, los riesgos de intoxicación son excepcionales, ya que no son tóxicos y lo único que notaremos es que saben peor o que están más blandos. Por su parte, las legumbres y el aceite de oliva no caducan, aunque pueden perder algo de sabor. Las legumbres, no obstante, hay que cocerlas bien para que no haya riesgo de intoxicación por lectinas.

    867

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludIntoxicación

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares