Navidad 2016

Alimentos tóxicos para el ser humano: ¿Es peligroso consumirlos?

Alimentos tóxicos para el ser humano: ¿Es peligroso consumirlos?

Alimentos tóxicos para el ser humano: ¿Es peligroso consumirlos? Forman parte de la lista de la compra, pero lo que no sabemos es que pueden ocultar una doble cara. No se trata de alimentos que debamos prohibir, sino de conocer sus componentes y saber cuándo pueden no ser tan seguros para el organismo. Vamos a ver cuáles son los cinco alimentos que más tóxicos pueden contener.

por en Alimentación, Prevención, Salud de Mujer, Alimentos Prohibidos, Consejos Salud
Última actualización:

    alimentos toxicos

    Ya solo el término tóxico nos produce algo más que recelo e inseguridad a la hora de comer, especialmente si no está claramente identificado en la etiqueta. ¿Es peligroso consumir alimentos tóxicos? Hay que señalar que cuando hablamos de tóxicos nos referimos a ciertos componentes de los alimentos que, en determinadas condiciones, pueden suponer un riesgo para la salud, por lo que es aconsejable reducir o limitar su consumo. ¿Sabías que las patatas con las que acompañas más de un plato pueden contener dos tipos de sustancias tóxicas?


    Aunque salvando las diferencias, hay ciertos términos que en cuestión de alimentación nos generan dudas e, incluso, inseguridad a la hora de comer. Hablamos, por ejemplo, de los alimentos irradiados –un método de conservación inocuo y seguro-, pero hay otro término, tóxico, que despierta aún mayores recelos. ¿Qué entendemos por alimentos tóxicos para el organismo? En realidad no hablamos de alimentos cuyo consumo, de entrada, hay que prohibir, sino de determinados componentes que conviene conocer para ingerirlos con mayor seguridad. Alimentos que, curiosamente, forman parte de forma habitual de la lista de la compra. Veamos cuáles son los alimentos más tóxicos para el ser humano.


    Tubérculo que encontramos en toda despensa, porque la patata es un alimento versátil y muy utilizado, pero no siempre es todo lo inofensivo que parece. Así, por ejemplo, las patatas pueden contener dos tipos de glicoalcaloides, la solanina y la chaconina, inhibidores de la denominada colinesterasa –neurotoxina capaz de inhibir la acción de la enzima- y los teratogénicos –pueden suponer un riesgo para el feto si se toma durante el embarazo-. Las mayores concentraciones de estas sustancias se encuentran en la piel de la patata y en los tubérculos magullados o infectados. La solalina, por ejemplo, es resistente al calor y al agua. Lógicamente hay que subrayar que no todas las patatas son vulnerables a albergar este tóxico, y solo cuando se producen altas concentraciones el alimento varía su sabor –se vuelve más amargo- y produce una sensación de ardor en la boca y en la garganta.


    La albahaca, una especie de la dieta mediterránea que aporta sabor y aroma a los platos, puede tener una doble cara. La albahaca seca puede contener estragol, un componente tóxico que es tan fácil de eliminar de la dieta como optar por consumir albahaca fresca o congelada. En cuanto a las hojas, mejor optar por las más crecidas, ya que las más jóvenes pueden contener metileugenol, con posibles efectos cancerígenos.



    Una de las hierbas más utilizadas para dar sabor y decorar los platos, sin embargo, y tal y como ha recogido siempre la tradición y la medicina popular, no debe ser tomada durante el embarazo, ya que en tiempos fue utilizada como receta para provocar abortos. El perejil contiene miristicina que, en dosis altas, puede actuar como un potente narcótico. También contiene apiolo, de efecto antibiótico. No obstante, y esto es importante, sería necesario tomar grandes cantidades de perejil para que sus efectos fueran adversos. Una pizca de perejil para aderezar los platos no entraña ningún riesgo para la salud.


    Incluso una fruta tan deliciosa y colorida puede tener un lado oscuro. El interior de la cereza puede ocultar cianuro de hidrógeno, considerado tóxico. Sin embargo, es necesario tomar grandes cantidades de cerezas para que se active y provoque daños a la salud.


    Los tomates son un alimento bueno, pero también oculta algo detrás de su característico color rojo. La tomatina, en concreto, un alcaloide de baja toxicidad en los tomates rojos, pero de elevada concentración en los verdes, en los tallos y en las hojas de las plantas.

    806

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónPrevenciónSalud de MujerAlimentos ProhibidosConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares