Navidad 2016

Alzheimer: La vacuna, un paso más cerca

Alzheimer: La vacuna, un paso más cerca

Alzheimer: La vacuna, un paso más cerca. El último paso lo han dado los investigadores españoles con el diseño de una vacuna cuyos resultados, probados en ratones, son esperanzadores. Queda un paso todavía más importante, probarla en humanos, lo que se hará en los próximos meses en Estados Unidos. Si los resultados se confirman, en un plazo de 8-10 años la vacuna podría comercializarse.

por en Enfermedades frecuentes, Investigaciones Médicas, Salud de Mujer, Vacunas, Alzheimer, Cerebro
Última actualización:

    tratamiento enfermedad alzheimer

    Alzheimer: La vacuna, un paso más cerca. El último lo han dado los investigadores españoles del Centro de Investigación Biomédica Euroespes al probar con éxito, en los ensayos realizados con ratones, la que va camino de convertirse en la primera vacuna contra la enfermedad del Alzheimer, la enfermedad del olvido. La vacuna EB 101 busca mejorar la prevención y el tratamiento. Los primeros resultados son esperanzadores. No en vano, los ratones inmunizados en la investigación no desarrollaron Alzheimer y en aquellos que presentaban síntomas iniciales, se logró retardar su evolución. ¿Cuándo se podrá comercializar?


    Incurable, hereditaria. Es la definición de la enfermedad del Alzheimer que han dado los investigadores responsables del diseño de la que puede ser la primera vacuna contra una patología que avanza imparable sin resolver muchas de las preguntas sobre su origen. Ahora, los investigadores españoles del Centro de Investigación Biomédica Euroespes han logrado dar un paso más en la lucha contra la que se define como la enfermedad del olvido. El reto de una vacuna, la cual ha sido probado con éxito en animales y ha logrado la patente para ser fabricada en Estados Unidos. Si los ensayos clínicos confirman los resultados, los especialistas ponen un plazo de entre ocho y diez años para que la vacuna pueda comercializarse y administrarse como tratamiento en la lucha contra el Alzheimer.

    La vacuna diseñada se basa, tal y como explican los investigadores en el estudio publicado en International Journal of Alzheimer Disease, en lograr activar el sistema inmune frente a las proteínas betaamiloides, compuestos que en los enfermos de Alzheimer se depositan en el cerebro provocando la desconexión de las neuronas. La novedad esta vacuna, a diferencia de estudios anteriores, se ha basado en que las proteínas no se utilizan de manera directa, sino que antes de inyectarse se envuelven en liposoma, similar a una bolsa de grasa. Esto ha permitido corregir uno de los riesgos de anteriores ensayos, y de hecho no se han detectado daños por hemorragias cerebrales o meningoencefalitis en los ratones de laboratorio.

    Los resultados de los ensayos realizados hasta ahora han demostrado que la vacuna es efectiva en la mitad de los casos de Alzheimer, una patología que acelera el envejecimiento de las neuronas.

    La edad es un factor de riesgo en el desarrollo de la enfermedad, pero no es el único, ya que como señalan los especialistas se han identificado más de 600 genes que pueden estar detrás de la aparición del Alzheimer.

    Según datos médicos, cada cuatro segundos se produce un diagnóstico de Alzheimer, lo que se traduce en más de 36 millones de personas afectadas en el mundo. En nuestro país, se estima que el Alzheimer afecta a entre medio millón y 1,5 millones de personas. Su prevalencia le ha convertido en uno de los cuatro problemas de salud que más preocupan y en la principal causa de discapacidad neurodegenerativa, al igual que la necesidad de incidir en la importancia del diagnóstico precoz para evitar que, como señalan los datos médicos, se estime que seis de cada diez pacientes están sin diagnosticar de manera correcta.

    ¿Cuándo administrar la vacuna? Es otra de las preguntas que también se han hecho los investigadores, ya que como hemos señalado uno de los objetivos que persigue la vacuna es prevenir y adelantarse lo máximo posible a los síntomas de la enfermedad. Por este motivo, los investigadores apuntan a que la vacuna debería ser administrada a partir de los 35-45 años, en función de la predisposición de los pacientes a desarrollar la enfermedad.

    Queda un paso esencial para que la vacuna sea una realidad, probarla en humanos, el último paso previo a conseguir la autorización para su comercialización. Ensayos que se realizarán durante los próximos meses en Estados Unidos.

    791

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesInvestigaciones MédicasSalud de MujerVacunasAlzheimerCerebro

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares