Navidad 2016

Anisakis: Cómo prevenir las infecciones

Anisakis: Cómo prevenir las infecciones

Anisakis: Cómo prevenir las infecciones. Pocos pescados se libran, pero prevenir el anisakis es fácil y sencillo, basta con seguir una serie de recomendaciones básicas tales como congelar siempre el pescado antes de consumirlo y optar por el pescado cocinado en lugar del crudo, ya que son precisamente las larvas vivas del anisakis las responsables de la reacción alérgica.

por en Alimentación, Enfermedades frecuentes, Intolerancias alimenticias, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:

    anisakis

    Anisakis: Cómo evitar las infecciones. Es una de las alergias alimentarias más comunes y cuya reacción está provocada por las larvas de anisakis. Pocos pescados se libran, pero prevenir el anisakis es muy fácil y es cuestión de seguir una serie de recomendaciones sobre su preparación y conservación, como congelar el pescado, fundamental, para evitar que su consumo posterior pueda provocar alergia. ¿Qué es el anisakis? ¿Qué precauciones debemos adoptar? ¿Qué pescados están libres de este parásito?


    Congelar el pescado antes de consumirlo y, sobre todo, evitar ingerirlo crudo son dos de los consejos básicos para evitar una reacción alérgica producida por las larvas de anisakis. Preparar el pescado en microondas, por su parte, no ayuda tampoco a reducir la presencia de estos anticuerpos. En el caso del pescado crudo, los médicos y especialistas desaconsejan abusar de su consumo porque parten de la premisa de que la reacción alérgica que desencadena la infección se produce con las larvas vivas, considerando además que no todas las formas de prepararlo ayudan a destruirlas.

    Prevenir es salud y, en este caso, las recomendaciones en alimentación están encaminadas a evitar una alergia alimentaria que, en términos porcentuales, expertos en alergología señalan que ha registrado un aumentado en los últimos años, pasando de una prevalencia del 29 al 39% en solo tres años.

    Comer pescado es saludable, además de ser un alimento esencial en la pirámide de una dieta sana y equilibrada, y prevenir el anisakis es sencillo. Además, hay que partir de que el anisakis, tal y como recuerdan desde el Ministerio de Sanidad, solo se contrae al consumir pescado parasitado crudo o prácticamente crudo.


    El anisakis es un parásito que puede provocar trastornos digestivos y reacciones alérgicas. Comer pescado convenientemente preparado y cocinado no implica ningún riesgo, y en el caso de los crustáceos y mariscos (langostino, bogavante, gambas, camarón o nécora, entre otros), para evitar el anisakis prepárelos cocidos o a la plancha.


    Sencillo y fácil de prevenir.

    El Ministerio de Sanidad nos da una serie de consejos:

    • Limpiar, eliminar las vísceras y congelar el pescado.
    • Preparar el pescado cocido, frito, al horno o a la plancha elimina el parásito.
    • Si queremos comer pescado crudo, es conveniente congelarlo antes.
    • La temperatura óptima de congelación debe ser inferior a los 20 grados bajo cero y, al menos, durante un día.
    • Los frigoríficos de menos de tres estrellas no alcanzan la suficiente temperatura para llevar a cabo este procedimiento, y los de tres o más estrellas necesitan más tiempo (7 días) para alcanzar la temperatura óptima de congelación.
    • No causan anisakis, aunque se coman en crudo y sin congelar antes, los mejillones, almejas, ostras, coquinas y demás moluscos bivalvos. Tampco las semiconservas de anchoas, los pescados desecados salados (bacalao, por ejemplo) o las truchas y carpas criadas en piscifactorias de agua dulce o en aguas continentales (ríos, lagos, pantanos).
    • En el caso de algunas recetas, como los boquerones en vinagre, pescados en escabeche, sushi, pescado marinado, arenques o huevas de pescado crudas deben congelarse previamente para evitar riesgos.

    Por último, cabe recordar que tanto la legislación europea como la española obligan a los establecimientos y locales públicos en los que sirvan comidas o aperitivos a base de pescado a garantizar que, antes de su consumo, han sido previamente congelados en las condiciones señaladas (en el caso de frigoríficos industriales el proceso de congelación óptimo sí se alcanza en 24 horas).

    798

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónEnfermedades frecuentesIntolerancias alimenticiasPrevenciónSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares