Navidad 2016

Anorexia: síntomas y testimonios de mujeres que la han sufrido

Anorexia: síntomas y testimonios de mujeres que la han sufrido

Anorexia: síntomas y testimonios de mujeres que la han sufrido. La anorexia es uno de los trastornos de la conducta alimentaria que puede tener consecuencias irreversibles. De ahí la importancia de prestar atención a sus señales y actuar si sospechamos que un familiar padece anorexia.

por en Alimentación, Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Trastornos alimenticios, Consejos Salud
Última actualización:

    anorexia verse gorda en el espejo

    La anorexia, al igual que otros trastornos de la conducta alimentaria, es una enfermedad muy compleja que responde a múltiples causas y síntomas. El testimonio de mujeres que la han sufrido es el más valioso consejo para aquellas mujeres, especialmente jóvenes y adolescentes, que no se encuentran a gusto con su cuerpo.


    En torno a un 5% de españoles, de entre 12 y 21 años, sufre un trastorno de la conducta alimentaria. La anorexia puede causar que quienes padecen este trastorno de la conducta alimentaria se vean realmente gordos en el espejo. La anorexia es una enfermedad muy seria, la cual puede causar daños irreversibles en el organismo. Hay casos que se resuelven con rapidez, otros no. El diagnóstico y tratamiento temprano de la anorexia aumentan las probabilidades de mejoría, por eso es importante acudir al médico si se sospecha que un familiar padece anorexia.


    Los síntomas de la anorexia -uno de los trastornos alimenticios más conocidos junto a la bulimia- se pueden dividir en dos grupos: fisiológicos y de comportamiento. Los primeros aparecen en la fase inicial de la enfermedad, mientras que los otros lo hacen en una fase más avanzada. No obstante, hay que señalar que la anorexia es un trastorno que evoluciona muy rápido y en tan solo un par de meses se pueden empezar a notar las consecuencias.

    Vamos a empezar hablando de los síntomas de comportamiento. Una de las señales más evidentes es la obsesión por la dieta, lo que puede comportar una falta de nutrientes esenciales. A esto le acompañan el establecer continuamente metas para seguir perdiendo peso, una percepción alterada de su propio cuerpo, la tendencia a comer solo -incluso inventando excusas triviales, como ‘ya comí’, ‘no me siento bien’ o ‘no tengo hambre’- y la preocupación exagerada por la comida, en concreto por las calorías, no tanto por su contenido nutricional.

    Las personas que padecen anorexia tienen un concepto muy particular del apetito. Lógicamente, el hambre se siente, y mucho. El cuerpo y la mente necesitan alimento. Cuando la enfermedad se acompaña de bulimia se tiende a comer de manera compulsiva, provocando después el vómito para deshacerse de la comida. Una conducta en la que también interviene un sentimiento de culpa por el atracón de comida y que puede poner en serio riesgo la salud.

    Respecto a los síntomas fisiológicos los más frecuentes son: pérdida de peso superior al 25% del peso inicial, pérdida de masa grasa, amenorrea -retrasos e incluso desaparición del ciclo menstrual-, atrofia muscular, bajos niveles de presión arterial, frecuencia cardiaca lenta (bradicardia), estreñimiento crónico y distensión abdominal.

    Éste último es un síntoma asociado, a menudo, con dolor y está provocado por la pérdida excesiva de pleso. Sin embargo, las personas anoréxicas lo identifican como un enemigo, ‘estoy gorda, por eso me duele el estómago’. La excesiva falta de nutrientes, principalmente calcio, puede causar osteoporosis en edades muy jóvenes, siendo una consecuencia irreversible.

    Hay otros síntomas también importantes y que afectan a la salud bucal y a la salud capilar. Especialmente cuando la anorexia se acompaña de vómitos, los dientes se pueden ser seriamente perjudicados. Una dieta excesivamente hipocalórica afecta a la salud del cabello. La pigmentación de la piel también puede alertarnos, con la aparición de manchas y una tonalidad más amarillenta.

    La depresión se debe a muchos factores que acompañan a la enfermedad, entre ellos, el sentimiento de culpa por comer en exceso, la conciencia de padecer un trastorno y no ser capaz de pedir ayuda o el sentimiento de fracaso personal. La falta de autoestima es uno de los síntomas más comunes de la depresión y la anorexia.


    Todos estos síntomas que hemos visto son comunes en muchas historias. Recordemos a Isabelle Caro, protagonista de la campaña contra la anorexia firmada por Oliviero Toscani. Su cuerpo de supermodelo había alcanzado poco más de los 30 kilos. Han pasado varios años y esta mujer ha querido recoger su experiencia en un libro, una historia conmovedora, aún sin terminar, porque Isabelle sigue luchando contra la anorexia y para alcanzar un peso saludable. Otras mujeres famosas también han reconocido públicamente sus malos hábitos alimenticios e, incluso, el haber padecido anorexia, desde Jane Fonda -la actriz reconoció en un programa haber sufrido anorexia y bulimia durante 25 años, un trastorno que calificó como una droga- o la cantante Lady Gaga. Jeniffer Aniston o Calista Flockhart también han reconocido haber cruzado los límites de los trastornos alimenticios.

    También te puede interesar: Nuevos trastornos alimentarios: prevenirlos según la edad.

    1062

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónEnfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerTrastornos alimenticiosConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares