Navidad 2016

Ansiedad: cómo actuar ante un ataque puntual

Ansiedad: cómo actuar ante un ataque puntual

Ansiedad: cómo actuar ante un ataque puntual. Los ataque de pánico o ansiedad se pueden dar por muchas razones en momentos determinados cuando una situación nos sobrepasa, pero no es algo grave y tiene fácil solución si lo afrontamos con tranquilidad.

por en Psicología, Salud de Mujer, Ansiedad
Última actualización:
    Ansiedad: cómo actuar ante un ataque puntual

    Ansiedad: cómo actuar ante un ataque puntual. Tener un ataque de ansiedad o de pánico en algún momento concreto de nuestra vida es muy común ya que se puede dar en cualquier situación en la que el estrés nos sobrepase y no seamos capaces de controlar la situación. Una crisis de pareja, un problema en el trabajo o con los estudios, son motivos suficientes para que nos pueda dar un ataque de ansiedad en un momento puntual, por lo que debemos saber reaccionar ante estas circunstancias. No es algo grave si sólo nos pasa de vez en cuando, y si tenemos en cuenta unas recomendaciones, será fácil de controlar.

    La ansiedad es un trastorno natural de nuestro cuerpo que ocurre como respuesta emocional ante una situación que vemos que no podemos controlar. El problema nos sobrepasa y empezamos a sentir un ataque de pánico el cual, normalmente, cuando es algo puntual, se puede controlar fácilmente.

    El no saber superar los miedos, como por ejemplo el de subirnos a un avión, el exceso de trabajo de la oficina o la universidad, etc., son situaciones que nos pueden crear un ataque de ansiedad puntual. Pero no te preocupes porque esto tiene fácil solución.

    Lo primero que hay que hacer es ser conscientes de que estamos sufriendo un ataque de ansiedad o pánico, lo cual no es grave a pesar de que te haga pasar un mal rato. Ten en mente que estos episodios no suelen durar más de cinco minutos y repítete a ti misma que se te pasará.

    Mantente distraída haciendo otras cosas como fijarnos en algo externo u otras actividades como caminar o hablar con alguien que tengas cerca que te acompañe en este trance y al que le puedas hablar de lo que te está sucediendo.

    Debemos controlar la respiración y evitar hiperventilar ya que en estas situaciones lo que nos suele pasar es que comenzamos a tener una respiración superficial y apresurada.

    Para ello busca un lugar tranquilo en el que relajarte y practica alguna técnica de respiración como las siguientes:

    • Respirar por una de las fosas nasales mientras la otra te la tapas con el dedo.
    • Juntar lo labios de forma que respiremos como si estuviéramos soplando unas velas de cumpleaños.
    • Respirar utilizando una bolsa con la que nos cubramos la boca y la nariz y respirar en su interior.

    Poco a poco te irás dando cuenta de que lo peor ha pasado y que aunque haya sido una situación desagradable ya no tienes de qué preocuparte. Pero aunque haya sido cosa de unos minutos, tómate tu tiempo antes de volver a retomar aquello que estuvieras haciendo y no te exijas demasiado en esos momentos.

    577

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PsicologíaSalud de MujerAnsiedad

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares