Navidad 2016

Apendicitis: ¿Cómo reconocerla?

Apendicitis: ¿Cómo reconocerla?

Apendicitis: ¿Cómo reconocerla? El dolor abdominal es uno de sus síntomas más características, aunque no el único, ya que puede llegar acompañado de fiebre, vómitos, náuseas y pérdida de apetito. La inflamación e infección del apéndice, de función desconocida, requiere tratamiento, ya que en caso contrario puede conllevar serios riesgos para la salud, como la peritonitis.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Intestino
Última actualización:

    apendicitis

    Apendicitis: ¿Cómo reconocerla? Es una de las urgencias hospitalarias más comunes, con una sintomatología que tiene en el dolor abdominal su síntoma protagonista, aunque no el único. De función desconocida, el apéndice, cuando se infecta e inflama (apendicitis) puede acarrear complicaciones para la salud si no se trata. La apendicitis no conoce edad, aunque suele ser más común entre las personas de menos de 30 años. ¿Cuáles son los síntomas?, ¿son iguales en adultos y en niños?, ¿cuándo deriva en peritonitis? Son algunas de las preguntas en torno a una patología cuyo riesgo de padecerla a lo largo de la vida oscila entre el 6 y el 20%.


    La apendicitis es una de las causas más frecuentes de cirugía abdominal de urgencia. Se produce por la inflamación del apéndice y requiere intervención quirúrgica, lo que se denomina una apendicectomía y que, en otras palabras, consiste en extirpar el apéndice inflamado. El apéndice, sin función definida, pequeño (entre 5 y 10 centímetros de longitud), y formado por tejido intestinal, se localiza en la zona que une el intestino delgado y el grueso, en la parte inferior derecha del abdomen. La apendicitis no tiene edad, aunque su aparición es más común entre los diez y los 30 años.

    Sus síntomas más comunes dolor en la zona central del abdomen, junto al ombligo, que poco a poco se va se va desplazando hasta la zona inferior derecha, más cerca del apéndice. El dolor suele llegar acompañado de fiebre, náuseas, vómitos y falta de apetito y, al tiempo que se va desplazando, también provoca dificultades para caminar, para realizar movimientos o para toser. Si al presionar sobre la zona del abdomen y levantar la mano de manera súbita el dolor aumenta, suele ser señal inequívoca de apendicitis. Sin embargo, no siempre los síntomas son tan evidentes, de hecho, en los pacientes de menor edad puede presentarse solo con síntomas como vómitos y abdomen distendido, los cuales también pueden ser debidos a problemas gastrointestinales.

    Ante la duda, y cuando se presente alguno de los síntomas señalados, sobre todo en los niños, hay que consultar al médico.


    Una vez confirmado el diagnóstico –síntomas, exploración abdominal, análisis de orina y ecografía abdominal-, el tratamiento a seguir es la cirugía, ya que en caso contrario puede avanzar y perforar el apéndice y producir una infección severa, como un absceso o peritonitis (inflamación del peritoneo que provoca que la infección pase del apéndice a la cavidad abdominal). Estamos hablando de una sencilla operación y de pronóstico excelente. La apendicitis no suele requerir más de unos días de ingreso hospitalario.

    En el campo del tratamiento quirúrgico de la apendicitis también se han producido avances. Así, recientemente, investigadores alemanas han propuesto un nuevo método sin cicatrices y que se realiza a través del ombligo. Una técnica que, según apuntan, ayudaría a evitar las hérnicas incisionales y las infecciones de heridas, al tiempo que causaría menos dolor que las técnicas tradicionales.

    661

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludIntestino

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares