Artropatías: Problemas en las articulaciones

Artropatías: Problemas en las articulaciones. Pueden aparecer a cualquier edad, no solo a medida que envejecemos, y suelen llegar acompañadas de dolor e inflamación. El diagnóstico es esencial, para determinar cuál es el mejor tratamiento a seguir para mitigar los síntomas.

  • Comenta
artropatias

Artropatías: Problemas en las articulaciones. De entrada, hay que subrayar que los problemas en las articulaciones y en los huesos, aunque se suelen relacionar con el envejecimiento, pueden aparecer a cualquier edad. De hecho, a partir de los 30 empezamos a ser más vulnerables si no nos cuidamos. El dolor en las articulaciones no siempre es sinónimo de un diagnóstico de artropatía, ya que por ejemplo la inflamación de músculos o tendones también suele cursar con molestias similares.

Bajo la denominación de artropatías se incluyen más de un centenar de patologías. Entre las frecuentes se encuentran la osteoartrosis, la artritis reumatoide, la fibromialgia, la gota, la arteritis temporal o la polimialgia reumática. Véamos algunas de las características de cada una de ellas:

  • La osteoartrosis es una patología degenerativa producida por el desgaste de los huesos y las articulaciones. El desgaste del cartílago de los huesos provoca dolor y rigidez. Afecta sobre todo a cadera, columnas y rodillas. Es el tipo más frecuente de artrosis y requiere tratamiento para reducir el dolor y mejorar la movilidad.
  • La artritis reumatoide se produce por la inflamación del tejido que recubre las articulaciones (membrana sinovial). Además de inflamarse, puede llenarse de líquido, lo que hace que la articulación duela y se caliente. Tiende a afectar a las manos, pies, muñecas y cuello. Además de dolor articular también puede manifestarse con otros síntomas como fatiga, fiebre, pérdida de apetito y problemas pulmonares y de corazón. Las mujeres suelen ser más vulnerables a padecer esta patología.
  • La gota es consecuencia de unos niveles de ácido úrico demasiado elevados. Los cristales del ácido úrico se depositan en las articulaciones y esto provoca dolor e inflamación. Una mala alimentación, o comer o beber en exceso, así como el estrés o ciertos diuréticos pueden elevar el ácido úrico.
  • La fibromialgia es una enfermedad de rostro femenino, ya que se suele presentar con mayor incidencia en mujeres. Provoca fatiga, dolores de cabeza, trastornos del sueño y mayor sensibilidad en determinadas zonas del cuerpo como rodillas, nuca o codos.
  • La polimialgia reumática se caracteriza por dolor y rigidez en las caderas, sobre todo al levantarse por la mañana. También puede provocar hinchazón de las manos.
  • La arteritis temporal, en algunos casos, aparece vinculada a la polimialgia reumática. Esta patología daña las paredes de las arterias, incluidas las atemporales. Provoca dolor, debilidad, pérdida de peso, fiebre, dolor de cabeza, hinchazón de la arteria temporal, dolor al masticar y problemas de visión.

Tratamiento artropatías

El diagnóstico y el tratamiento es fundamental para mitigar los síntomas y para mejorar la calidad de vida de pacientes que pueden llegar a padecer dolor crónico o recurrente. Un tratamiento basado no solo en los fármacos, sino también en la adopción de una serie de hábitos y consejos que nos ayudarán a controlar la evolución de los dolores. En algunos casos también puede ser necesario perder algunos kilos para reducir la tensión sobre las articulaciones. Las técnicas de relajación y los ejercicios adaptados a nuestra patología nos ayudarán a fortalecer los músculos para reducir la tensión de las articulaciones dolorosas.

Comparte este artículo con tus amigos de Facebook

jueves 27/09/2012 escrito por Isabel en , ,

 
Comenta

Recuerda mis datos

Publica un comentario
vuelve arriba