Navidad 2016

Asma: Nariz electrónica para su diagnóstico, ¿en qué consiste?

Asma: Nariz electrónica para su diagnóstico, ¿en qué consiste?

Asma: Nariz electrónica para su diagnóstico, ¿en qué consiste? Una técnica para detectar nuestras huellas olfativas, es decir, analizar el aire que respiramos y detectar las huellas que dejan las enfermedades respiratorias, entre ellas, el asma, una patología que afecta al 5% de la población adulta y al 10% de la población infantil.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Asma, Consejos Salud
Última actualización:

    asma diagnostico

    Asma: Nariz electrónica para su diagnóstico, ¿en qué consiste? Una novedosa herramienta para mejorar el diagnóstico de una patología que, pese a su prevalencia, sigue siendo complejo y además sigue en línea ascendente el número de pacientes. Según datos médicos, se estima que el 5% de la población adulta padece asma. La nariz electrónica permite detectar compuestos orgánicos volátiles en la respiración. En otras palabras, analiza el aire que exhalamos y que, en términos médicos, se denominan las huellas olfativas.


    El asma es una patología que puede presentarse a cualquier edad, aunque es cierto que su primera manifestación suele ser más frecuente durante la infancia (la prevalencia en la edad adulta se sitúa en torno al 5% y en la población infantil en torno al 10%). Además, según datos médicos, entre el 60-75% de los casos tienen detrás un origen alérgico. Los especialistas, dadas las múltiples características de esta patología, compleja pese a la información disponible, apuestan por los tratamientos cada vez más individualizados y personalizados, ya que se ha constatado que no todos los pacientes responden de la misma manera a un mismo tratamiento. Para ello, el diagnóstico, cuanto más temprano mejor, es una de las piedras angulares. Obtener la máxima información posible sobre el origen y la causa de la patología en cada paciente.

    Para mejorar el tratamiento, los especialistas cuentan con un novedoso aliado, la nariz electrónica, capaz de analizar el aire que exhalamos y describir con precisión nuestras huellas olfativas. Una técnica para detectar, tal y como la define la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, SEAIC, los compuestos orgánicos volátiles presentes en la respiración para el diagnóstico de las distintas enfermedades respiratorias, sustancias presentes en la inflamación de las vías respiratorias y que conllevan la aparición del asma.

    Y es que cada una de nuestras huellas olfativas es distinta y aporta características únicas. Una técnica que permite mejorar las utilizadas hasta ahora y que, en los casos más complejos y en ocasiones en el diagnóstico de asma en los niños, pueden arrojar resultados discrepantes.


    La nariz electrónica no solo es una técnica que mejora el diagnóstico del asma, sino que ha demostrado su utilidad a la hora de diferenciar esta patología de otras como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, EPOC. Una patología, detrás de la cual suele estar el hábito del tabaco, que preocupa cada vez más por su prevalencia. Patologías a la que por cierto las mujeres somos cada vez más vulnerables.

    Según datos médicos, la nariz electrónica permite un diagnóstico certero en más del 80% de los pacientes con asma, al tiempo que ayuda a diferenciarla, como hemos señalado, de otras enfermedades que también afectan a las vías respiratorias.

    El asma es una patología crónica (enfermedad pulmonar obstructiva) provocada por la inflamación de los pulmones y el estrechamiento de las vías respiratorias. Entre sus síntomas, la presencia de sibilancias al respirar, dificultades para respirar, presión en el pecho, tos. Los síntomas recurren suelen derivar en fatiga, problemas de sueño y disminución del rendimiento.

    709

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerAsmaConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares