Navidad 2016

Aspirina: ¿Escudo contra el cáncer de piel?

Aspirina: ¿Escudo contra el cáncer de piel?

Aspirina: ¿Escudo contra el cáncer? Es el último de los beneficios que se le atribuye a la centenaria aspirina, el medicamento más vendido y más investigado. Fue el primer medicamento en venderse en comprimido. Más de cien años después, además de aliviar los dolores de cabeza, fiebre, malestar general o dolores dentales leves, también puede ser un buen protector contra el desarrollo de determinados tipos de tumores, y entre ellos el cáncer de piel.

por en Cáncer, Enfermedades frecuentes, Fármacos, Prevención, Salud de Mujer, Cáncer de piel, Consejos Salud, Pastillas
Última actualización:

    aspirinas beneficios

    Aspirina: ¿Escudo contra el cáncer de piel? No es la primera vez que esta pequeña pastilla de ácido acetilsalicílico se revela como un sorprendente aliado de nuestra salud. Aliviar el dolor de cabeza es una leve propiedad si tenemos en cuenta que también puede ayudar a combatir el cáncer de piel. Un antiinflamatorio tan común como la aspirina, o incluso el ibuprofeno, puede disminuir los riesgos de desarrollar determinados tipos de tumores y, entre ellos, investigadores y especialistas incluyen el cáncer de piel, en concreto el carcinoma de células escamosas y el melanoma maligno.


    Dicen que lo bueno viene en dosis pequeñas, y ese debe ser el secreto de la aspirina, comercializada por Bayer y presente en todos los botiquines. No solo es el medicamento más consumido del mundo, también el más investigado. Recurrimos a ella para aliviar síntomas de molestias tan comunes como dolor de cabeza, dolor dental o un resfriado, pero es un medicamento cuyos efectos van mucho más allá. La aspirina es seguida de cerca por médicos e investigadores, con estudios que constatan que los fármacos antiinflamatorios no esteroides (además de la aspirina a este grupo también pertenece el ibuprofeno) pueden ayudar a reducir los riesgos de padecer algunos tipos de tumores. ¿Se encuentra entre ellos el cáncer de piel? Según las investigaciones más recientes la aspirina podría ayudar a disminuir los riesgos hasta en un 15% en los casos de carcinoma de células escamosa y cerca de un 13% los riesgos de melanoma maligno. Unos datos que pretenden ser el punto de partida para seguir indagando en las propiedades de esta pequeña pastilla.



    La centenaria aspirina (comenzó a comercializarse en el año 1899 y fue el primer medicamento en forma de comprimido), analgésica, antipirética y antiinflamatoria, se utiliza para aliviar o combatir los síntomas de la artritis, causada por inflamación de las articulaciones, el lupus o ciertas dolencias reumatológicas. La aspirina, entre sus usos más comunes, ayuda a bajar la fiebre, combatir el malestar general, aliviar los dolores de cabeza o migrañas, los dolores dentales o musculares, incluso síntomas leves de la menstruación.

    Otro de los beneficios que se le atribuye a la aspirina es ayudar a prevenir los infartos, mejorando la circulación de la sangre para evitar la formación de trombos o coágulos y que, en caso de bloqueo de las arterias coronarias, puede provocar un ataque al corazón. Un uso que, en todo caso y esto es fundamental, debe estar prescrito y controlado por el médico ya que su uso en determinados pacientes no está libre de efectos secundarios. Así, el ácido acetilsalicílico tiene algún inconveniente, ya que puede irritar la mucosa gástrica, por lo que está contraindicado en personas con úlcera, y puede reducir la capacidad de coagulación de la sangre. Igualmente, parece constatado que la aspirina ayuda a disminuir la incidencia del cáncer colorrectal.

    668

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CáncerEnfermedades frecuentesFármacosPrevenciónSalud de MujerCáncer de pielConsejos SaludPastillas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares