Navidad 2016

Beneficios de correr en ayunas: ¿los conoces?

Beneficios de correr en ayunas: ¿los conoces?

Beneficios de correr en ayunas: ¿los conoces? Acelerar el metabolismo, favoreciendo la utilización de las grasas como fuente de energía, y depurar el organismo son dos de los beneficios que se le atribuyen a la práctica de deporte en ayunas.

por en Fitness, Salud de Mujer, Consejos Salud, En Forma, Running
Última actualización:
    Beneficios de correr en ayunas: ¿los conoces?

    ¿Conoces los beneficios de correr en ayunas?, ¿cuándo debe realizarse y cómo? Correr en ayunas, con las reservas de glucógeno bajas, obliga al cuerpo a utilizar la grasa como fuente de energía. Te contamos las claves para que la práctica de ejercicio físico reporte los máximos beneficios.

    Cuando hablamos de hacer ejercicio físico en ayunas nos referimos al que se realiza después de varias sin horas sin tomar ningún alimento, generalmente a primera hora de la mañana, pero también por la tarde, cuando han transcurrido entre 5 y 8 horas desde el desayuno. Correr es precisamente una de las prácticas más comunes. Entre los beneficios que se le atribuyen se incluyen el acelerar el metabolismo obligándole a utilizar las reservas del día anterior y, por tanto, favorece la quema de grasas. Al favorecer la eliminación de líquidos y grasas, correr en ayunas resulta beneficioso para aquellos deportistas que quieren definir la musculatura.

    Otro de los beneficios de correr en ayunas es que ayuda a depurar el organismo de toxinas, grasas y azúcares, expulsándolas mucho más rápido.

    Sin embargo, pese a los beneficios, no es un ejercicio que esté recomendado en todos los casos y para todas las personas. No hay que olvidar que la práctica de deporte debe ser gradual y adaptada a nuestra condición física.

    Así, por ejemplo, correr en ayunas puede favorecer la pérdida de fibra muscular y, si el cuerpo no está preparado, mayor riesgo de desmayo o hipoglucemia.

    No debemos excedernos, por eso lo recomendable es correr, entre 20 y 45 minutos, a una velocidad de baja intensidad (trote ligero). Al no haber ingerido alimentos, las reservas de energía e hidratos de carbono son más bajas, por lo que si nos excedemos con el ejercicio físico podemos sufrir un desmayo o mareo. Al finalizar, hay que tomar alimentos y bebidas que nos aporten energía, como fruta, zumo o galletas (proteínas e hidratos de carbono). Otras recomendaciones a tener en cuenta son el empezar con ayunos de menos de 8 horas (en caso de principiantes), alternar los días, tener a mano una bebida isotónica o frutos secos en caso de mareo o desmayo. A la menor señal que nos indique nuestro cuerpo, hay que parar.

    Si queremos perder grasa, sobre todo de las zonas más rebeldes, correr en ayunas puede ser un buen aliado si estamos a dieta, eso sí, siempre de manera suave y no más de 45 minutos al día. Además esta práctica debe ir acompañada de un dieta y un plan de entrenamiento adecuado. Es decir, no se trata solo de correr en ayunas, sino que debe formar parte de una combinación de dieta y ejercicio.

    También te puede interesar: Running: los 5 errores más comunes y Adelgazar caminando: consejos, distancias y velocidades.

    610

    ESCRITO POR PUBLICADO EN FitnessSalud de MujerConsejos SaludEn FormaRunning

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares