Beneficios de ducharse con agua fría

¿Sabías que ducharse con agua fría es estimulante y reporta interesantes beneficios para la salud? Descubre por qué conviene probar.

por , il

    Beneficios de ducharse con agua fría

    Puede que una ducha de agua fría, así de entrada, pueda resultar poco tentadora, pero lo cierto es que es uno de los hábitos más recomendados por los múltiples beneficios que reporta para la salud. Así, por ejemplo, ducharse con agua fría por la mañana estimula el sistema inmunológico y ayuda a reforzar las defensas. Vamos a ver, a continuación, algunas de las saludables razones por las que los expertos recomiendan ducharse con agua fría.

    Ducha agua fría beneficios

    Mientras que las duchas de agua caliente son relajantes, las de agua fría son estimulantes y activan la circulación sanguínea, siendo especialmente aconsejadas para las personas que padezcan problemas de circulación, por ejemplo, hinchazón, varices o cansancio de piernas.

    Las duchas frías son una buena forma de despertarnos por la mañana y de activar los sentidos, en especial la concentración. Además, tonifica la piel, mejora la salud del cabello (dejándolo mucho más brillante) y favorece la eliminación de toxinas. Uno de los beneficios menos conocidos es que ayuda a quemar grasa y, por tanto, a cuidar el peso. Esto se debe a que, ante temperaturas bajas, el metabolismo se activa para recuperar la temperatura corporal, lo que favorece que se quemen más calorías.

    Y no termina aquí la lista de beneficios, porque el agua fría también ayuda a mantener alejada la depresión. Al contacto con el agua fría, se activa el sistema nervioso y el organismo reacciona liberando noradrenalina (neurotransmisor que influye en la motivación) y reduciendo así los niveles de ansiedad.

    El agua fría también estimula el sistema respiratorio. Al contacto con el agua fría el latido del corazón se acelera y, al exhalar con más fuerza se abren los pulmones, lo que oxigena el organismo y nos reporta más energía. Si practicas deporte de manera regular, darse una ducha de agua fría al terminar reducir determinadas molestias, como dolor o inflamación muscular, y ayuda a mejorar el rendimiento, tal y como constató han constatado diversos estudios.

    Contraindicaciones

    Solo en algunos casos no se recomiendan las duchas con agua fría, como por ejemplo, en caso de hipotiroidismo, ya que la sensación de frío en mayor en las personas que lo padecen, así como en casos de problemas de corazón.

    También te puede interesar: 5 cosas que probablemente haces mal en la ducha y descubre por qué es peligroso lavarse el pelo con bicarbonato y vinagre.