Navidad 2016

Bulimia nerviosa: Trastornos físicos asociados

Bulimia nerviosa: Trastornos físicos asociados

Bulimia nerviosa: Trastornos físicos asociados. Problemas dentales, mayor riesgo de aparición de úlceras y problemas en el esófago, descenso de los niveles de potasio o estreñimiento son algunos de los trastornos físicos que suelen acompañar a este trastorno de la alimentación que puede poner en serio riesgo la salud de quien lo padece.

por en Salud de Mujer, Trastornos alimenticios, Consejos Dietas
Última actualización:
    Bulimia nerviosa: Trastornos físicos asociados

    Bulimia nerviosa: Trastornos físicos asociados. Problemas dentales, como la desmineralización de los dientes, déficit de potasio, estreñimiento, úlceras gástricas, son algunos de los problemas físicos que puede conllevar un trastorno de la alimentación caracterizado por una relación obsesiva con la comida. Un círculo vicioso donde también entran en juego los factores psicológicos, incluidos los sentimientos de ansiedad y culpabilidad por la ingesta incontrolada de alimentos u atracones que llevan a la persona bulímica a provocarse el vómito.


    La bulimia nerviosa es, junto a la anorexia, uno de los trastornos alimentarios más conocidos y más frecuentes, con especial riesgo entre los más jóvenes, los cuales pueden ver en la comida una forma de combatir el estrés. Pero el comer por impulso o el darse atracones es la manifestación de una relación desordenada y desequilibrada con la comida que, en el caso de las personas con bulimia, puede convertirse en una obsesión poniendo en serio riesgo su salud. La falta de control sobre la conducta alimentaria puede conllevar problemas físicos importantes. Así, en el caso de la bulimia, durante los episodios de atracones, la tendencia es a comer alimentos con muchos hidratos de carbono, como dulces, gallegas, helados o pasteles. El miedo a engordar y el sentimiento de culpabilidad por el atracón lleva a la persona bulímica a provocarse el vómito para eliminar la ingesta excesiva de calorías. Un atracón, según explican los médicos y expertos en trastornos alimentarios, puede llevar a una persona ingerir comida durante una media de 30 a 120 minutos.

    Precisamente el provocarse los vómitos es la principal causa de algunos de los principales problemas físicos que se asocian a la bulimia nerviosa:

    • Problemas dentales. Desmineralización y aumento de la sensibilidad dental, provocados ambos trastornos por el ácido del vómito. Problemas que hacen más sensibles nuestra dentadura a la aparición de caries y a la erosión de los posibles empastes.
    • Descenso importante de los niveles de potasio, uno de los minerales esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

      Esto puede, entre otros riesgos, alterar el ritmo cardiaco.

    • Inflamación de las glándulas salivales.
    • Mayor riesgo de aparición de úlceras estomacales y desgarros en el esófago.
    • Problemas de estreñimiento, los cuales se pueden ver agravados por el uso de laxantes.
    • Pérdida de peso incontrolada.


    El tratamiento de la bulimia requiere de atención nutricional y psicoterapia para tratar de restablecer los hábitos alimentarios normales y equilibrados, corregir los errores sobre la alimentación y los hábitos poco saludables del estilo de vida. Aprender a afrontar situaciones que nos provocan ansiedad o tensión sin recurrir de manera incontrolada a la comida.

    Las personas con bulimia nerviosa tienden a ser impulsivas y, a diferencia de la anorexia, con tendencia a pensar de manera constante en la comida. Es decir, comer es la vía de escape ante la ansiedad, el estrés o la tensión. Atracones de comida que suelen alternarse con intentos por restringir la ingesta de alimentos. La persona bulímica suele ser consciente de su conducta, motivo por el que los atracones suele producirse durante la noche, para evitar ser descubiertos. Otra manera de compensar la ingesta es la práctica excesiva de ejercicio, para compensar las calorías que calculan haber consumido.

    736

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Salud de MujerTrastornos alimenticiosConsejos Dietas

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares