Cambio horario: ¿Cómo y por qué nos afecta?

Aunque los síntomas son leves y pasajeros, el cambio horario desajusta nuestro ritmo biológico. ¿Qué hacer para evitarlo?

por , il

    Cambio horario: ¿Cómo y por qué nos afecta?

    ¿Cómo afecta el cambio horario al organismo? El cambio de hora afecta a la salud. Sesenta minutos de diferencia (con el horario de primavera y verano, por ejemplo perdemos una hora de sueño) que pueden hacer que nuestro propio reloj biológico se desajuste y durante unos días notemos cierto malestar, incluso dificultades para conciliar el sueño o para levantarnos.

    Para acostumbrarse al cambio de horario conviene seguir una serie de consejos, avalados por la Sociedad Española del Sueño, entre los que no falta aprovechar los beneficios de dormir la siesta. Los expertos señalan que se tarda entre 3 y 4 días en adaptarse al nuevo horario.

    Efectos del cambio de hora en las personas

    • El cambio de hora afecta al cerebro, y por tanto, a todas las funciones que controla.
    • Cambios en el estado de ánimo (mal humor, bajo estado de ánimo).
    • Cansancio.
    • Leve ansiedad.
    • Dificultades para concentrarse.
    • Somnolencia por la noche, ya que cuesta un poco más de esfuerzo irse a dormir.
    • El cambio horario afecta a los hábitos alimenticios, ya que el apetito se despertará a las horas de antes.

    Consejos para el cambio de hora

    • Dormir 20 minutos de siesta son suficientes, si bien durante estos primeros días tras el cambio horario conviene reducir o prescindir del tiempo de siesta. Dormir demasiado después de comer puede provocar cambios de humor y hacer que por la noche sea más difícil conciliar el sueño.
    • Mantener los horarios de sueño y no modificar la hora a la que nos levantamos habitualmente.
    • Es importante respetar los horarios de comida establecidos para ayudar a nuestro organismo a regularse de manera más rápida.
    • Beber más agua y seguir una dieta con alimentos frescos y naturales.
    • Practicar ejercicio físico por la mañana es beneficioso.
    • Evitar las actividades intensas antes de ir a dormir, ya que para evitar somnolencias y asegurar la calidad del sueño es importante que nuestro cuerpo esté relajado, libre de tensiones y de las preocupaciones del día a día.
    • Dormir entre 6 y 8 horas, si bien, los expertos también apuntan a que cada persona debe encontrar su número ideal de horas de sueño para encontrarse bien y no sentirse cansado durante el día.

    También te puede interesar: Meteorosensibles: Cómo influye el clima en el estado de ánimo y descubre qué hacer si no puedes dormir por la noche: Ideas para solucionarlo.