Navidad 2016

Cambios de humor repentinos en la mujer: ¿a qué se deben?

Cambios de humor repentinos en la mujer: ¿a qué se deben?

Cambios de humor repentinos en la mujer: ¿a qué se deben? Los solemos achacar al estrés, a la tensión y a la fatiga, pero conviene prestarles más atención a los altibajos emocionales porque pueden desvelar problemas de salud.

por en Enfermedades frecuentes, Prevención, Psicología, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    Cambios de humor repentinos en la mujer: ¿a qué se deben?

    De la euforia y el optimismo, a la apatía. En un momento alegre y, al otro, irritable y arisca. ¿Pasas de un estado de ánimo a otro sin motivo? Los cambios de humor repentinos en la mujer pueden desvelar problemas de salud. ¿A qué se deben? Te lo contamos.


    Solemos achacar los altibajos emocionales o cambios de humor al estrés, a la tensión acumulada, al cansancio e, incluso, a nuestras hormonas (síndrome premenstrual). Pero no siempre la respuesta es tan sencilla. Pasar de la euforia, alegría y optimismo a la impaciencia e irritabilidad puede deberse a un problema de salud. ¿Quién es el responsable? Vamos a desvelar qué tipo de dolencias o patologías pueden hacer que nuestro estado emocional sea una auténtica montaña rusa.

    Si últimamente notas que tu estado de ánimo decae en ciertos momentos sin causa aparente, es hora de consultar al médico, porque siempre hay una causa, y puede ser una cuestión de salud.

    1. Problemas de sueño: Según datos médicos se estima que uno de cada tres españoles tiene problemas para dormir bien. Y precisamente la falta de sueño es una de las primeras causas de inestabilidad emocional. Los médicos y especialistas no dudan en que hay una relación entre los trastornos del sueño, la depresión y la ansiedad.
    2. Problemas de tiroides: La tiroides, situada en la base del cuello, desempeña una función esencial en nuestro organismo. Es una glándula endocrina que, a través de la secreción de sus hormonas, se encarga, entre otros, de regular el metabolismo y la temperatura corporal, favorecer la asimilación de nutrientes, garantizar el funcionamiento del sistema nervioso y la creación de tejidos. Cuando se ralentiza o acelera puede aparecer síntomas como los cambios de humor. El hipotiroidismo, según los expertos, produce tristeza. El hipertiroidismo, por su parte, nerviosismo.
    3. Desequilibrio hormonal: Más conocido como síndrome premenstrual. Suele aparecer entre una semana y diez días antes de la regla y, entre otros síntomas (dolor de cabeza, retención de líquidos, falta de concentración), se incluyen los cambios de humor. Mayor irritabilidad, cansancio y ansiedad en los que mucho tienen que ver los estrógenos.

    4. Efectos secundarios de los fármacos: Ciertos fármacos, como corticoides o somníferos, pueden provocar cambios de humor. Sus efectos se suelen notar a las pocas semanas de empezar a tomarlos.
    5. Depresión o trastorno bipolar: En general, es más común que el trastorno bipolar se manifieste entre los 15 y los 25 y continúe durante toda la vida. Se caracteriza por episodios de depresión y euforia, ocurriendo ambos estados de modo extremo. En la fase de euforia aparecen síntomas como poca necesidad de sueño, falta de autocontrol (excesos con la comida, bebida…), hiperactividad. En la fase de depresión aparece tristeza, dificultad para concentrarse, pérdida de peso y apetito, fatiga, apatía, entre otros síntomas.

    Una vez desvelada la causa de los altibajos emocionales hay que ponerle remedio:

    1. Si nuestro problema es el sueño, conviene fijar horarios y cumplirlos. Los expertos aconsejan acostarse pronto y levantarse temprano. Entre los remedios caseros para mejorar el descanso se puede aplicar unas gotas de aceite esencial de lavanda en la almohada o al planchar las sábanas, una planta que ayuda a conciliar el sueño. Un vaso de leche caliente también ayuda, así como una infusión de valeriana, tila o melisa.
    2. Si el problema es de tiroides, un simple análisis de sangre lo confirmará. Se trata mediante hormonas sintéticas en pastillas, a modo de suplemento o sustituto de las producidas por el organismo de manera natural. La tiroides, para funcionar bien, necesita yodo. La cantidad diaria necesaria es de cien a 150 mg (entre 200-300 en mujeres embarazadas y en periodo de lactancia). Más consejos: dieta del yodo.
    3. Para prevenir los altibajos propios del síndrome premenstrual, lo más aconsejable es seguir una dieta sana (verduras, frutas), rica en ácidos omega. Hay que moderar el consumo de hidratos de carbono refinados, azúcares y sal. Y también es aconsejable practicar ejercicio físico para liberar estrés, entre otros beneficios.
    4. Si los altibajos son un efecto secundario de los fármacos, consulta con tu médico para cambiar el tratamiento. Y, muy importante, no automedicarse nunca.
    5. En el caso de que los cambios de humor respondan a un trastorno bipolar, debe ser el especialista el que certifique el diagnóstico y, a partir de ahí, establecer el tratamiento farmacológico más adecuado.

    954

    ESCRITO POR PUBLICADO EN Enfermedades frecuentesPrevenciónPsicologíaSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares