Navidad 2016

Cáncer de mama: Una enfermedad curable

Cáncer de mama: Una enfermedad curable

Cáncer de mama: Una enfermedad curable. Los avances en el diagnóstico temprano, el tratamiento y el cuidado de la paciente han permitido un mayor conocimiento de los factores de riesgo, entre los que los médicos apuntan el estrés, la alimentación y el retraso en la edad de maternidad del primer hijo.

por en Cáncer, Enfermedades frecuentes, Estrés, Prevención, Salud de Mujer, Cáncer de pecho, Consejos Salud
Última actualización:

    cancer mama prevenir

    Cáncer de mama: Una enfermedad curable. De la misma manera que los médicos y especialistas alertan del aumento del número de diagnósticos de cáncer de mama, también subrayan que estamos ante una patología a cuyo diagnóstico nos podemos adelantar, ya que conocemos los factores de riesgo, entre los que se incluyen la alimentación y el estrés. Otro factor no menos importante, por su incidencia en los casos de cáncer de mama, es el retraso en la edad de maternidad del primer hijo.


    El cáncer de mama es el tipo de tumor más frecuente entre las mujeres. De hecho, médicos y especialistas, como los de la Fundación de Estudios Mastológicos, cifran en que una de cada 10 mujeres padecerá este tipo de cáncer. Cuando antes se detecte, mayores son las posibilidades de ganar la batalla y de curación. Conocer los factores de riesgo, al igual que los programas o pruebas (mamografía, autoexploración mamaria), nos ayudará a adelantarnos al diagnóstico. Factores entre los que se incluyen el no haber tenido hijos o haber tenido el primer embarazo después de los 35 años.

    Retrasar la edad de maternidad no es el único factor que hace a la mujer más vulnerable al cáncer de mama, también hay otros como la historia de familiares directos (madre, hermanas) con cáncer, la alimentación (dieta excesivamente rica en grasas y proteínas) y el estrés, uno de los enemigos de nuestro bienestar y que puede condicionar nuestra vida y nuestra salud.

    Un factor de riesgo, por cierto, que ha sido objeto de estudio por parte de los investigadores en los últimos tiempos constatando que no solo puede afectar a la aparición del cáncer de mama sino a su desarrollo y a acrecentar el riesgo de metástasis. Controlar el estrés, por tanto, es otro de los puntos preventivos esenciales.

    Los avances en los métodos de diagnóstico, tratamiento y cuidado de las pacientes con cáncer de mama permiten hablar de un aspecto muy positivo, y es que aunque los diagnósticos han aumentado (en torno a los 27.000 casos al año en nuestro país), también se ha registrado un importante descenso de la mortalidad. Un diagnóstico precoz (con técnicas cada vez más precisas, como la tomosíntesis, una nueva técnica de radiología tridimensional más precisa que la mamografía digital), un tratamiento más personalizado son dos de las premisas para ganar la batalla al cáncer de mama.

    Respecto a los tratamientos que requieren cirugía, según datos médicos, hay que apuntar que solo en el 30% de los casos se requiere mastectomía, y en la mayoría además se puede realizar la reconstrucción durante la misma operación.


    Los síntomas o señales que nos deben alertar de un riesgo de cáncer de mama son la aparición de un bulto en el pecho, de hecho suele ser el motivo más frecuente de consulta médica; dolor en la mama, salida de líquido por el pezón, palpación de un ganglio en la axila, calor, enrojecimiento o úlceras en el pezón. El diagnóstico temprano y las medidas preventivas son verdaderamente efectivas contra el cáncer de mama. Así, dentro del decálogo europeo contra el cáncer se incluye, entre las recomendaciones, la exploración regular de los pechos y, si es posible, hacerse una mamografía a intervalos regulares a partir de los 40 años.

    778

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CáncerEnfermedades frecuentesEstrésPrevenciónSalud de MujerCáncer de pechoConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares