Cáncer mama: Evitar la obesidad en la menopausia

Cáncer de mama y obesidad es una peligrosa ecuación que está en nuestras manos evitar.

por , il

    Cáncer mama: Evitar la obesidad en la menopausia

    El exceso de peso es uno de los factores de riesgo del cáncer de mama. De ahí la importancia de evitar el sobrepeso o la obesidad en la menopausia como medida preventiva contra el tumor femenino más frecuente y, en concreto, su aparición después de la menopausia.

    El sobrepeso, tal y como constató un estudio publicado en Cancer Research, dependiente de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, hace a las mujeres más vulnerables a desarrollar este tipo de tumor una vez superada la etapa de la menopausia. Para ello, la prevención y la adopción de medidas deben comenzar mucho antes.

    Cáncer de mama en la menopausia

    Los factores de riesgo del cáncer de mama en la menopausia se deben controlar desde la denominada perimenopausia, atendiendo a los resultados obtenidos en diferentes estudios que han constatado un mayor riesgo entre las mujeres con problemas de obesidad posmenopáusicas frente a las mujeres que están más delgadas.

    Es un hecho constatado que la mujer, al llegar a la etapa de la menopausia, tiende a aumentar de peso. Una de las causas está en la dieta y en que se suelen ingerir más calorías de las que necesita nuestro cuerpo. Esta tendencia a ganar peso nos hace más vulnerables a uno de los cánceres más frecuentes en la mujer.

    Relación obesidad y cáncer de mama

    En un ensayo previo los investigadores ya habían indagado en la relación entre aumento de peso y desarrollo del tumor de mama, cuya aparición después de la ovariectomía quirúrgica confirmó la influencia de la obesidad y la sobrealimentación. En este estudio, realizado también con modelos de ratas, se observó que en los casos de obesidad el organismo se muestra más incapaz de manejar de manera apropiada este exceso de energía en forma de grasa dietética y glucosa cuando éste exceso deriva de la sobrealimentación. Algo que, a su vez, se observó que no sucedía en los modelos de ratas delgadas, las cuales eran capaces de almacenar la glucosa y la grasa en el hígado, músculo y tejido sano del pecho, respuesta metabólica normal a la sobrealimentación.

    No fue la única causa, según apuntan los investigadores, que explicaría el crecimiento y desarrollo de los tumores, ya que al comparar los dos grupos de modelos de ratas (obesas y delgadas) también se hallaron perfiles moleculares diferentes en los tumores. Así, en el caso de las ratas obesas aparecían mayores niveles de expresión del denominado receptor de progesterona, relacionado directamente con la proliferación del tumor.

    Prevenir el cáncer de mama está en tus manos

    Durante la etapa de la perimenopausia es esencial promover medidas de prevención para determinar los riesgos de desarrollar cáncer de mama tras la menopausia.

    También te puede interesar: La fotografía que te ayuda a detectar el cáncer de mama y descubre los 5 síntomas del cáncer de mama que no debemos subestimar.

    Viajes y vacaciones