Celulitis infecciosa: ¿Qué es lo que la provoca?

Celulitis infecciosa: ¿Qué es lo que la provoca?

    La celulitis infecciosa es un trastorno provocado por bacterias (estreptococos o estafilococos) que dañan la piel, tanto la epidermis como el resto de tejidos subcutáneos. Suele venir acompañada de episodios de fiebre, enrojecimiento de la zona afectada y erupciones. Auque generalmente cuando hablamos de celulitis lo primero que nos viene a la cabeza es la antiestética piel de naranja, hay una diferencia importante entre ambas. Así, la celulitis aparece por acumulación de grasa, mientras que la celulitis bacteriana es mucho más que un problema estético, ya que es una enfermedad infecciosa que puede tener serias consecuencias para la piel.

    ¿Cuál es la causa de este trastorno? Nuestro organismo será más vulnerable al contagio de estas bacterias cuando tenemos las defensas bajas (o ante un sistema inmune debilitado), en caso de heridas en la piel producidas por picadura de insecto o caídas, úlceras o en caso de padecer diabetes. Generalmente esta patología se contrae al entrar en contacto con una persona que la padezca o con algún objeto contaminado.

    Una vez que las bacterias han entrado en contacto con la piel, la infección se extiende de manera rápida a todas sus capas, siendo conveniente acudir al médico lo antes posible para iniciar el tratamiento. Aunque la celulitis infecciosa puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, siendo más habitual en piernas y cara.

    Los síntomas más comunes de esta patología son episodios de fiebre, escalofríos, inflamación, irritación, enrojecimiento y erupciones en la epidermis.

    La piel, a medida que avanza la infección, se va endureciendo, algo que notaremos al tacto. Suele manifestarse en un primer momento como un pequeño grano o erupción, el cual no debemos tratar de reventar, ya que solo conseguiremos que la infección se expanda a otros tejidos.

    Una vez confirmado el diagnóstico, el médico prescribirá un tratamiento a base de antibióticos que debe seguirse, al menos, durante 10 días, si bien todo depende de la intensidad de los síntomas y del grado de infección. Además de los fármacos podemos recurrir como complemento a algunos remedios naturales que nos ayudarán a sobrellevar mejor los síntomas, como aplicar frío para rebajar el enrojecimiento e hinchazón. También es conveniente tomar muchos líquidos si tenemos fiebre, así como para ayudar a eliminar las bacterias a través de la orina. Asimismo, conviene curar bien la herida, aplicando alguna crema específica que ayude a regenerar la piel más rápido.

    También te puede interesar: Las alergias más comunes de la piel: causas y síntomas y todo sobre los hongos en la piel: fotos para reconocerlos y consejos para curarlos.

    554

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PielPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludProblemas Piel
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares