Navidad 2016

Cicatriz queloide: Qué es, causas y tratamiento

Cicatriz queloide: Qué es, causas y tratamiento

Cicatriz queloide: Qué es, causas y tratamiento. No solo es un problema estético, sino que también puede conllevar otras molestias, como picor, quemazón o dolor, de ahí la importancia de tratar este tipo de cicatrices.

por en Piel, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Problemas Piel
Última actualización:
    Cicatriz queloide: Qué es, causas y tratamiento

    Cuando una herida cura puede cicatrizar de una forma anormal. Es lo que se conoce como cicatriz queloide. Vamos a ver más detenidamente por qué aparece, cuáles son sus causas y su tratamiento.

    La remodelación de los tejidos de los bordes de la herida, al curar, dan lugar a una cicatriz. Cuando ésta cicatriza de manera anormal puede aparecer una cicatriz queloide, cicatrices exageradas, agrandadas e hipertróficas. Esto es debido a un exceso de tejido fibroso, que da lugar a una lesión endurecida, y antiéstetica, y que se extiende más allá de los márgenes de la herida. Y no solo es un problema estético, ya que también puede llegar acompañada de otras molestias como dolor, picor o sensación de quemazón.

    En una fase inicial, esta cicatriz tiene una apariencia rojiza o color púrpura, la cual va cambiando hasta adquirir una tonalidad similar a la de la piel. Este tipo de cicatriz suele estar asociada a las heridas producidas por una quemadura, una infección o una herida quirúrgica o por un traumatismo, incluso a consecuencia del acné o por un piercing.

    También, curiosamente, es más frecuente entre las mujeres, así como en las personas de tez oscura. La mayoría de este tipo de cicatrices aparecen en la zona superior del cuerpo, desde el abdomen hacia arriba, especialmente en la espalda, pecho, cuello, cara y orejas.

    No hay una causa concreta que explique la aparición de las cicatrices queloides, si bien suelen esta relacionadas con heridas suturadas bajo tensión o en zonas de la piel más gruesas. Sí se han identificado algunos factores de riesgo, tales como los hereditarios, el color oscuro de la piel y las quemaduras (de segundo y tercer grado).

    Los queloides se deben tratar para evitar daños irreparables en la piel. Entre los tratamientos más frecuentes está la aplicación de geles o cremas de forma tópica, junto con compresión de la cicatriz. También son muy eficaces las infiltraciones con corticoides intralesionales (sobre la cicatriz). En la actualidad también se están aplicando tratamientos más novedosos, por ejemplo, sesiones con láser fraccionado de CO2. Los tratatamientos con láser actúan eliminando parte de la cicatriz, al tiempo que restrigen la circulación en los vasos que la nutren, anulando la sobreproducción de colágeno y evitando que siga creciendo. En caso de haber tenido en alguna ocasión una cicatriz de este tipo, ante cualquier otra herida o intervención quirúrgica, por muy sencilla que sea, se debe informar al médico.

    También te puede interesar: Estrías: verdades y mentiras de la piel y cómo cuidar los piercing para que no se infecten.

    605

    ESCRITO POR PUBLICADO EN PielPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludProblemas Piel

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares