Ciencia: Dormir poco y mal reduce la capacidad de aprender

La ciencia despeja las dudas sobre las consecuencias negativas de dormir menos horas de las recomendadas. Descúbrelo.

por , il

    Ciencia: Dormir poco y mal reduce la capacidad de aprender

    La ciencia ha encontrado un argumento más para dormir bien y evitar mermar la capacidad de aprender. Y es que los investigadores han constatado que dormir poco y mal afecta a nuestras habilidad cognitivas y de aprendizaje.

    El sueño es fundamental para que nuestro organismo funcione como un reloj. Las consecuencias de dormir poco y mal van más allá de la fatiga y la somnolencia diurna, ya que puede reducir notablemente la capacidad de asimilar conocimientos, provocar pérdidas de memoria y aumentar las dificultades para las resolución de problemas. La falta de horas de sueño nos roba energía y eso hace que nos resulte más difícil aprender.

    ¿Qué pasa cuando dormimos poco?

    Diversas investigaciones han evidenciado que dormir poco es malo para el cerebro y, en concreto, la falta de sueño afecta a la memoria y al rendimiento cognitivo. Uno de estos estudios ha sido el desarrollado por investigadores de la Universidad de California en Berkeley para indagar en la relación entre sueño y envejecimiento. El estudio constata que dormir poco es negativo para la atención, la toma de decisiones, la motivación y la regulación emocional.

    Cuando los problemas para dormir se mantienen en el tiempo, la privación crónica del sueño puede aumentar el riesgo a largo plazo de desarrollar enfermedades como Alzheimer o demencia, según un estudio de neurología llevado a cabo por investigadores de la Universidad Politécnica de Marche, en Italia.

    Efectos de dormir poco o dormir mal

    • Reduce las defensas.
    • Desequilibra el metabolismo y favorece la ganancia de peso.
    • Aumenta el riesgo de diabetes y de hipertensión.
    • Limita la coordinación corporal.
    • Pérdida de agilidad mental.
    • Cambios de humor e irritabilidad.
    • Dificultades para retener información o recordar las cosas.
    • Falta de energía.
    • Aumento de fatiga.
    • Pérdida de motivación.

    ¿Cómo debe ser el sueño de un adulto?

    ¿Cuántas horas dormir? Es la pregunta más común. De media, entre 7-9 horas, pero la cantidad depende de cada persona y de su estado físico. Dormir menos de 7 horas no es recomendable.

    Atendiendo a las recomendaciones de la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, sus siglas en inglés), para que sea efectivo y reparador, el sueño tiene que ser continuo, sin interrupciones, y profundo.

    También te puede interesar: Trucos para dormir mejor por las noches y toma nota de los alimentos que quitan el sueño y deberías evitar.