Navidad 2016

Comer despacio reduce los riesgos cardiometabólicos

Comer despacio reduce los riesgos cardiometabólicos

Las prisas no son buenas a la hora de comer. Descubre por qué conviene dedicarle el tiempo necesario a las comidas para cuidar la salud.

por en Alimentación, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    Comer despacio reduce los riesgos cardiometabólicos

    Tan importante como no saltarse ninguna comida (desayuno, comida, cena y dos tentempiés a media mañana y a medida tarde) es dedicarle tiempo y no sentarnos a la mesa con prisas. Y es que, aunque no lo creamos, el tiempo que dedicamos a comer y cómo comemos (deprisa, sin masticar adecuadamente los alimentos) también influye en la salud. E incluso en la dieta, porque al comer con prisas no prestamos atención a lo que tenemos en el plato y seguro que comeremos más.

    Sin embargo, las consecuencias de comer demasiado deprisa -por ejemplo, se recomienda dedicar 20 minutos al desayuno y no salir de casa solo con un café y un croissant a medio masticar- van más allá de la acumulación de peso. Así lo confirma un estudio reciente realizado publicado en ‘Nutrición, Metabolismo y Enfermedades Cardiovasculares’, que apunta a que las personas acostumbradas a comer a un ritmo rápido corren muchos más riesgos de desarrollar trastornos cardiometabólicos. Estos trastornos surgen debido al aumento de los niveles de glucosa en la sangre, relacionados con la llamada resistencia a la insulina, y por una disminución del colesterol bueno, favorecidos por la masticación excesivamente rápida. Un estudio que identifica una correlación entre el consumo de comida rápida y la inflamación del cuerpo, factor de riesgo de obesidad y enfermedad cardiovascular.

    Resultados que nos deben llevar a reconsiderar la importancia de comer despacio.

    Los factores de riesgos cardiometabólicos incluyen la edad, sexo, antecedentes familiares, así como la presión arterial alta, el tabaquismo, la diabetes y, no menos importante, el estilo de vida poco saludable. Entre los hábitos que conviene revisar está el tiempo que dedicamos a comer, ya que aumentamos las posibilidades de tomar más calorías de las debidas. Toda dieta sana y equilibrada debe aportar al organismo las calorías suficientes para todo el día. Y no olvidemos la importancia de combinar una dieta saludable con la actividad física regular para reducir los riesgos cardiovasculares.

    También te puede interesar: Las diez comidas más saludables del mundo y descubre cómo reducir las calorías en las comidas: 10 trucos.

    447

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónPrevenciónSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares