Navidad 2016

Comida rápida: Asma, riesgo de abusar de su consumo

Comida rápida: Asma, riesgo de abusar de su consumo

Comida rápida: Asma, riesgo de abusar de su consumo. Es la conclusión de un reciente estudio que analiza la relación entre el consumo, al menos tres veces a la semana, de comida rápida y la mayor vulnerabilidad a padecer enfermedades como asma, rinitis o eccema.

por en Alimentación, Enfermedades frecuentes, Prevención, Salud de Mujer, Alimentos Prohibidos, Asma, Enfermedades respiratorias
Última actualización:

    comida rapida niños

    Comida rápida: Asma, riesgo de abusar de su consumo, y eso se traduce, según recoge un reciente estudio, en recurrir a la comida rápida al menos 3 veces por semana. Un estudio cuyas conclusiones son el resultado de analizar los patrones alimenticios de más de medio millón de niños de medio centenar de países. Patrones que desvelaron que aquellos niños que consumían más comida rápida también eran más vulnerables a padecer patologías como asma, rinitis o eccema.


    Comida rápida, como las hamburguesas, o una dieta rica en grasas puede aumentar los riesgos de padecer una patología respiratoria como el asma o la rinitis. Es la conclusión extraída de un estudio, realizado por investigadores de las universidades de Nottingham, en Reino Unido, y de Auckland, en Nueva Zelanda, y publicado en Thorax (de la British Medical Journal), que ha indagado en la relación entre el tipo de dieta en la población infantil y adolescente y la prevalencia de una enfermedad como el asma. En concreto, los autores del estudio analizaron los perfiles alimenticios de medio millón de niños –de más de 50 países- y constataron que aquellos que consumían con más frecuencia comida rápida eran más propensos a desarrollas las condiciones de aparición de un cuadro de asma, rinitis o eccema. En concreto, los niños que consumían al menos 3 veces a la semana este tipo de alimentos preparados presentaban hasta un 49% más de riesgo. Un porcentaje que, en el caso de los niños de entre 6-7 años, se reducía al 27%.

    ¿Dónde está la respuesta a esta relación? Tal y como argumentan los autores del estudio la denominada comida rápida contiene mayores niveles de ácidos saturados, los cuales pueden afectar al sistema inmunológico. La comida rápida es menos recomendada en una dieta sana y equilibrada, especialmente en el caso de los más jóvenes cuya dieta debe favorecer su desarrollo y crecimiento.


    De igual manera que la comida rápida eleva los riesgos, otros alimentos como la fruta, los reducen. En este caso, la fruta aporta antioxidantes y otros nutrientes esenciales y beneficiosos para nuestro organismo. Esto se traduce, según los investigadores, en que comer 3 o más piezas de fruta a la semana disminuye el riesgo de padecer asma o rinoconjuntivitis entre un 11-14%.

    No solo la comida rápida podría estar detrás de algunos diagnósticos de asma. Los investigadores también señalan a otros alimentos, como los huevos, la leche de vaca, el marisco, las nueces y algunos colorantes como posibles agravantes de los síntomas.

    Este estudio presta atención especialmente al tipo de dieta y su influencia en la salud. Somos lo que comemos. En otras palabras, la alimentación juega un papel esencial en la prevención de enfermedades. No es la primera vez tampoco que la comida rápida centra la atención de los investigadores para resaltar que, si bien no se trata de restringir ni prohibir, sí se debe hacer un consumo moderado de determinados alimentos, y entre ellos está la comida rápida, con las hamburguesas como uno de los alimentos más consumidos, pero también más ricos en ácidos saturados y grasas trans.

    690

    ESCRITO POR PUBLICADO EN AlimentaciónEnfermedades frecuentesPrevenciónSalud de MujerAlimentos ProhibidosAsmaEnfermedades respiratorias

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares