Navidad 2016

¿Cómo afecta a nuestra salud llorar?

¿Cómo afecta a nuestra salud llorar?

¿Sabías que liberar tus emociones a través de las lágrimas tiene efecto relajante? Y no es el único interesante efecto que tiene llorar sobre la salud.

por en Estrés, Salud de Mujer, Consejos Salud
Última actualización:
    ¿Cómo afecta a nuestra salud llorar?

    ¿Por qué lloramos? y, sobre todo, ¿cómo nos afecta? De entrada hay que decir que llorar es bueno para la salud, ya que en primer lugar se limpia el lagrimal y se hidrata el ojo, y además nos ayuda a liberar emociones y, en ocasiones, a descargar un peso que nos está bloqueando mentalmente. Llorar es una respuesta a un determinado sentimiento, recuerdo o situación que nos desborda. Lloramos para reducir la intensidad de un alteración del ánimo, en especial negativa (pensamiento malo, tristeza, ira…), pero también ante una alegría inmensa. Así, por ejemplo, al llorar se liberan dos hormonas con efecto calmante, opiáceos endógenos y oxitocina, lo que favorece la relajación y puede ayudar a reducir el dolor, el estrés o la sensación de angustia.

    Sin embargo, más allá de ayudarnos a liberar emociones, llorar tiene otros interesantes efectos para la salud. Así, por ejemplo, ¿sabías que es bueno para los ojos? Las lágrimas evitan la sequedad de las membranas mucosas de los ojos y ayudan a lubricar los párpados, y como beneficio añadido, ayudan a eliminar toxinas del organismo acumuladas a consecuencia del estrés.

    Llorar también mejora el estado de ánimo, sobre todo por la sensación de relajación que se produce al cesar las lágrimas.

    Esto, curiosamente, tiene su explicación científica, y es debido a los niveles de manganeso que se eliminan al llorar, un mineral que puede afectar a la estabilidad emocional cuando está presente en cantidades elevadas. Así, por ejemplo, el manganeso está relacionado con la fatiga, depresión, ansiedad e irritabilidad.

    Afortunadamente, llorar ya no se considera sinónimo de debilidad, sino todo lo contrario, es una muestra de sensibilidad y, como hemos visto, una saludable manera de evitar reprimir y bloquear emociones que, mal canalizadas, solo pueden volverse más intensas y dañinas. Reprimir el llanto puede hacernos más vulnerables a padecer irritabilidad, depresión o estrés por agotamiento mental.

    También te puede interesar: ¿Mujeres emotivas?: la emotividad no es un defecto, lo asegura una psiquiatra neoyorquina y descubre los 7 beneficios de la risa.

    460

    ESCRITO POR PUBLICADO EN EstrésSalud de MujerConsejos Salud

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares