Cómo preparar tu cuerpo para la cena de Nochebuena

Hoy te contamos cómo preparar tu cuerpo para la cena de Nochebuena y que tu salud no resienta los estragos de una cena copiosa y exagerada.

por , il

    Cómo preparar tu cuerpo para la cena de Nochebuena

    Las comidas copiosas y exageradas de estas fechas pueden estar deliciosas, pero también pueden afectar nuestra salud. Comer demasiado y darse un gran atracón puede afectar no sólo nuestro peso, sino que puede tener otras consecuencias en nuestra salud corporal, como acidez, mal aliento, consecuencias en nuestro hígado, colitis o alteración de nuestro tránsito gastrointestinal. Por eso, preparar tu cuerpo para este tipo de encuentros gastronímicos unos días antes es fundamental para que cenas como la de Nochebuena no haga estragos en tu salud.

    Todavía estás a tiempo de comenzar a preparar tu cuerpo para la cena de Nochebuena, por eso hoy hemos decidido darte algunos tips sobre cómo hacerlo. ¡Toma nota!

    Come saludable los días previos

    Comer saludable siempre es importante para el funcionamiento del cuerpo, pero si sabemos que tendremos comidas o cenas copiosas como la cena de Nochebuena, es importante que reforcemos previamente nuestra alimentación con alimentos ricos en fibra como verduras y granos enteros. Lo ideal es que tratemos de mantener una alimentación ligera unos días antes de la gran cena, lo que no significa que dejemos de comer, simplemente intenta no cargar tu cuerpo e hígado con demasiadas grasas y azúcares, especialmente grasas saturadas y azúcares refinados. De esta forma prepararemos nuestro intestino para una cena copiosa y al reducir la ingesta calórica unos días previos compensaremos el aporte energético el día de la cena de Nochebuena.

    Mantente hidratada

    Mantenerte hidratada te ayudará no sólo al buen funcionamiento de tus órganos, sino que además te ayudará a desintoxicarte mucho más rápido de los excesos de las fiestas navideñas. Durante la cena de Nochebuena, tomar bebidas alcohólicas suele ser algo habitual, pero el alcohol deshidrata el cuerpo considerablemente y genera mucha toxicidad en el hígado. Por eso lo ideal es que cuerpo esté correctamente hidratado antes de la cena y lo rehidrates después. Para ello, bebe un poco más de agua de lo que bebes habitualmente y trata de tomar uno o dos vasos de agua diariamente en ayunas. Recuerda que para mantener una hidratación adecuada, lo ideal es que bebas entre 1,5 y 2 litros de agua cada día.

    Protege tu estómago e hígado con algunos alimentos específicos

    Ya puedes comenzar a prevenir las consecuencias de comer demasiado en la cena de Nochebuena, mediante de algunos alimentos específicos que te ayudarán a proteger tu estómago e hígado, dos de los órganos que peor parados salen de las fiestas navideñas:

    • Toma un vaso de zumo de limón todas las mañanas y por las noches. En general todos los cítricos ayudan a mejorar la digestión y el funcionamiento del hígado, pero si deseas potenciar su efecto, bebe zumo de limón (sin azúcar).
    • Come yogures con bífidus, que te ayudarán a mantener una salud intestinal adecuada. Puedes comer uno durante el desayuno o la merienda.
    • Toma caldos naturales de verduras y hortalizas en la comida o en la cena, ya que son un potente desengrasante.
    • Potencia los alimentos hidratantes como las frutas u hortalizas con agua.
    • Toma infusiones de hierbas amargas: en general las hierbas y plantas amargas suelen ser un aliado para depurar el hígado, como el cardo mariano, la salvia o el diente de león. Si no tienes problemas de hígado, con una infusión al día es suficiente. También puedes ayudarte de algunas bebidas naturales para beber por la noche y limpiar el hígado, como la infusión de jengibre y limón.
    • Toma alimentos que mejoren la digestión, como el jengibre que es un poderoso estimulante de la digestión, el té de manzanilla que previene gases y reduce la hinchazón estomacal, el té verde que además de antioxidante contiene polifenoles que ayudan a digerir los alimentos, que activa la digestión, previene la acidez, dolores y gases.

    Haz ejercicio

    Ya sabemos que en general hacer ejercicio es indispensable para mantener un cuerpo saludable, pero si tienes cerca unas fechas en las que comerás de más, es importante que potencies este aspecto de tu vida. Se recomienda incluso que aumentes la intensidad de tu rutina de entrenamiento al menos 10 minutos más de lo habitual. Puedes hacerlo en tu sesión de running o mediante otras actividades, como paseos, montar en bicicleta, etc. Así, mantendrás tu peso habitual además de mejorar el tránsito intestinal.

    Come despacio

    Este consejo es para antes, durante y después de la cena de Nochebuena. Comer despacio ayuda a digerir mejor los alimentos, por lo que es lo más recomendable. Trata de masticar al menos 20 veces cada bocado. Así te aseguras de que los jugos gástricos de tu estómago harán la función adecuada en tu proceso de alimentación.

    No te des atracones

    Es cierto que un día es un día, pero un atracón exagerado puede hacer que incluso pases tan mala noche que ni siquiera la disfrutes. Es natural que comas más de lo habitual esos días, pero trata de escuchar a tu cuerpo y a tu estómago, te dirán cuándo parar.

    Evita consumir demasiada azúcar

    Ten en cuenta que en los encuentros familiares lo más probable es que consumas mucha azúcar en los postres, por lo que lo mejor es que los días previos la evites lo más posible, sobretodo el azúcar procesada proveniente de bollería industrial o bebidas azucaradas.

    Mantén el estrés a raya

    El estrés no ayuda en absoluto a tu intestino e hígado, así que comienza desde ya a mantener tu cuerpo y mente tranquilos. Puedes hacer una rutina diaria de yoga nidra, meditar o incluso acudir a un spa de belleza a darte algún tratamiento desestresante o algún masaje durante estos días previos a la cena de Nochebuena.

    Créenos, si sigues estos consejos tu cuerpo y tu salud te lo agradecerán.

    También te puede interesar: Menús para equilibrar los días de excesos en Navidad y Cómo decorar la mesa de Navidad al estilo nórdico [FOTOS]