Cómo prevenir el cáncer de cuello uterino

Cómo prevenir el cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino es el segundo tumor más frecuente entre las mujeres. ¿Cómo podemos adelantarnos al diagnóstico?, ¿cómo prevenirlo?

    La causa del cáncer de cuello uterino es el Virus del Papiloma Humano (VPH), un virus del que hay más de un centenar de tipos, si bien solo los considerados de alto riesgo son responsables de este tipo de cáncer y de los tumores de vagina o de vulva.

    La prevención, al igual que el diagnóstico precoz, son dos herramientas fundamentales para plantar cara al cáncer de cuello uterino, la parte del útero que conecta con la vagina. En el caso del cáncer de cuello uterino, el método más eficaz de prevención es la realización periódica de las pruebas de Papanicolaou y del virus de papiloma humano (VPH) para descartar o detectar la presencia de lesiones precancerosas. De igual manera, conviene conocer cuáles son los factores de riesgo asociados a este tipo de cáncer femenino, y entre los que se incluye, según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), el inicio precoz de las relaciones sexuales, el tabaquismo, pareja sexual de riesgo, promiscuidad sexual sin protección o algunas infecciones cervicovaginales. Según datos médicos, el cáncer de cuello de utero es el segundo más frecuente entre las mujeres de edades comprendidas entre los 15 y los 44 años. Cada año se diagnostican en torno a 2.000 nuevos casos.

    Entre las medidas preventivas hay que destacar:

    • Vacunarse contra el virus del papiloma humano
    • Realizarse una citología de manera periódica; y en el caso de tener antecedentes de verrugas genitales, cada seis meses. Habitualmente este tipo de cáncer se detecta al analizar los resultados anómalos de la citología o valorando los síntomas que pueda presentar la mujer.
    • Evitar el tabaco
    • Utilizar métodos de protección si se mantienen relaciones con más de un compañero sexual.

    El tratamiento dependerá de la fase de la enfermedad en el momento de ser diagnosticada. En algunos casos será suficiente con realizar revisiones de manera más frecuente, si bien en otros puede ser necesario realizar una extirpación parcial o total, acompañada en algunos casos de tratamientos de quimioterapia o radioterapia.

    También te puede interesar: ¿Cómo se transmite el virus del papiloma?: Prevención y contagio y descubre los 5 síntomas que no debemos menospreciar del cáncer de mama.

    479

    ESCRITO POR PUBLICADO EN CáncerGinecologíaPrevenciónSalud de MujerConsejos Salud
     
     
     
     
     
     
     
    Más populares