Navidad 2016

Cómo saber si tienes un mioma: Señales

Cómo saber si tienes un mioma: Señales

Los miomas son uno de los problemas ginecológicos del útero más frecuentes en la mujer en edad fértil. Hay ciertas señales, como una menstruación más abundante, que nos pueden hacer sospechar. Vamos a ver cómo saber si tienes un mioma.

por en Ginecología, Menstruación, Prevención, Salud de Mujer, Consejos Salud, Problemas ciclo menstrual
Última actualización:
    Cómo saber si tienes un mioma: Señales

    La alteración de la regla, volviéndose más abundante y prolongada (incluso puede darse la expulsión de coágulos), es uno de los principales síntomas de la presencia de miomas. También es habitual en estos casos que la regla sea más irregular y dolorosa. En ocasiones, el mioma puede ejercer presión sobre la vejiga, provocando una mayor necesidad de acudir al baño. Pero también hay que señalar que la mayoría de miomas son asintomáticos, descubriéndose su presencia en las revisiones ginecológicas.

    Pero, ¿qué es un mioma? En términos médicos, se define como un tumor benigno uterino formado principalmente por células musculares lisas. Son varias las causas que pueden estar detrás de su aparición, desde la propia genética -si una madre tiene miomas, las probabilidades de la hija de tenerlos son mayores- a la influencia de los estrógenos que se producen en los ovarios.

    Además de las revisiones ginecológicas periódicas, es importante consultar al médico si las reglas se tornan abundantes y dolorosas, o en el caso de que estés intentado quedarte embarazada sin éxito. En ambos casos, este problema ginecológico podría estar detrás.

    Su tratamiento depende tanto de su localización, como del tamaño y de los síntomas que produzcan. Así, en la mayoría de los casos, al no presentarse ninguna molestia, puede ser suficiente con controlar de manera periódica si crecen o no.

    Si, por el contrario, afecta a la menstruación, en estos casos se suele prescribir un tratamiento con coagulantes o con tratamientos hormonales. Actualmente, también hay otras terapias no invasivas para reducir su tamaño y controlar mejor los síntomas, como taponar las arterias (para evitar que los miomas se alimenten, se realiza introduciendo un catéter en la ingle) o la técnica de ultrasonidos de alta intensidad, la cual bloquea el crecimiento del tumor o mioma. No requiere hospitalización.

    Como última opción, se recurre a la cirugía, es decir, la extirpación de los miomas (denominada miomectomía). Esta opción se plantea cuando los otros tratamientos no han respondido como se esperaba o cuando los miomas tienen un tamaño importante o cuando su presencia está impidiendo que el embarazo se produzca.

    En los casos en los que los miomas se presentan en mujeres con hijos, y son muy grandes provocando severas molestias, el médico puede plantear la opción de la extirpación del útero (histerectomía), una opción cuando la mujer ya no desea tener más hijos.

    Tal y como hemos señalado, los miomas también pueden provocar problemas de fertilidad, incluso cuando son asintomáticos. No es un porcentaje muy alto, en torno a un 5% según datos médicos. Tratar este problema antes de intentar quedarse embarazada es la mejor alternativa para minimizar su posible impacto.

    También te puede interesar: Regla abundante: 15 causas comunes que la explican y Dolor durante la regla: cuándo preocuparse.

    636

    ESCRITO POR PUBLICADO EN GinecologíaMenstruaciónPrevenciónSalud de MujerConsejos SaludProblemas ciclo menstrual

    Navidad 2016

     
     
     
     
     
     
     
    Más populares