Controles ginecológicos anuales y de prevención

Los controles ginecológicos son sinónimo de salud y prevención, por lo que conviene saber cuáles realizar de manera periódica.

por , il

    Controles ginecológicos anuales y de prevención

    Los controles ginecológicos suelen generar cierta inquietud, por la delicada zona del cuerpo que implican, pero las revisiones periódicas suponen la mejor prevención frente a cualquier problema o enfermedad.

    Revisiones anuales y de prevención imprescindibles para adelantarse a cualquier posible anomalía del aparato genital femenino, en especial las relacionadas con el cuello de útero. A medida que ganamos en edad, conviene aumentar la frecuencia de las visitas al ginecólogo. Toma nota de los principales controles ginecológicos en adolescentes y mujeres adultas.

    ¿Cuándo acudir al ginecólogo?

    La importancia de los controles ginecólogicos se traduce en acudir una vez al año a la revisión anual, o ante cualquier síntoma o cambio que detectemos.

    Controles ginecológicos de prevención especialmente importantes en determinadas etapas de la vida de la mujer, como el embarazo, el posparto y la menopausia.

    Controles ginecológicos periódicos

    controles ginecologicos periodicos

    Sequedad vaginal, atrofia vaginal, incontinencia urinaria, hiperlaxitud vaginal, descenso de los órganos pélvicos (vejiga y útero) y picor recurrente en la zona genital son algunos de los problemas comunes que afectan a mujeres de todas las edades. Hay algunas pruebas que son esenciales para la prevención y la detección precoz de cualquier problema:

    Citología

    La citología es una prueba de análisis de las células de los órganos del aparato genital femenino. La prueba más común es la citología vaginal, pero también se puede realizar una citología de la vulva, endometrio (capa del interior del útero), ovarios y mama.

    Prueba del Papanicolau

    El test de Papanicolau y los exámenes pélvicos con regularidad ayudan a prevenir la aparición de cáncer invasores del cuello de útero. Es recomendable realizar esta prueba una vez al año.

    Colposcopia

    La colposcopia es una prueba ginecológica que se realiza con un aparato denominado colposcopio y que permite el examen del cuello uterino, vagina (vaginoscopia) y vulva (vulvoscopia). Es una prueba esencial para confirmar la sospecha de VPH o virus del papiloma humano.

    Histerosalpingografía

    La histerosalpingografía es una prueba de rayos X para analizar el útero y las trompas de Falopio de la mujer. Es una prueba recomendada sobre todo cuando se presentan alteraciones de la regla o problemas de fertilidad.

    Ecografía genital

    La ecografía ginecológica es una técnica no invasiva para examinar los genitales internos de la mujer. Una prueba para la detección de alteraciones en las trompas de Falopio, quistes en los ovarios, pólipos o alteraciones del endometrio, entre otras.

    Mamografías

    La mamografía o imagen de la mama tomada con rayos X es la prueba más eficaz para detectar el cáncer de mama en sus fases iniciales. A partir de los 40-50, es conveniente realizar esta prueba cada dos años.

    Densitometría ósea

    La densiometría ósea es una prueba de rayos X para medir la densidad de calcio en los huesos. Una prueba para diagnosticar el riesgo de osteoporosis y de sufrir fracturas óseas.

    Problemas ginecológicos por estrés

    El estrés es un enemigo de la salud en muchos frentes, y de hecho, el estrés recurrente afecta a la salud de los órganos sexuales femeninos, traduciéndose en alteraciones hormonales y del ciclo menstrual, así como un mayor riesgo de atrofia genital o sequedad vaginal.

    Controles ginecológicos después del parto

    controles ginecologicos tras parto

    Las pérdidas de orina, la sequedad vaginal que ocasiona dolor o la falta de placer o deseo sexual son algunos de los problemas que pueden aparecer después del parto. Además de los controles posparto, al finalizar el puerperio (40 días después del parto), es aconsejable realizar un control ginecológico para evaluar el estado de salud de la madre y repetir las pruebas de rutina, la citología y el control de las mamas.

    Distintos avances médicos están ahora a disposición de las mujeres para solucionar estos problemas,‭ tal y como explica ‬Regina Lorente, ginecológa del Instituto Pérez de la Romana, como las infiltraciones de ácido hialurónico para los casos como la sequedad vaginal,‭ ‬tratamientos médicos láser para las pérdidas de orina,‭ ‬fisioterapia y rehabilitación para el fortalecimiento del suelo pélvico e incluso cirugía mínimamente invasiva para los trastornos más serios.‭