Cosas por las que deberías dejar de pedir perdón

¿Te disculpas por casi todo? Quizá deberías dejar de pedir perdón por algunas cosas.

por , il

    Cosas por las que deberías dejar de pedir perdón

    Pedir perdón es una noble cualidad, pero cuidado con excederse o llegar a pensar que prácticamente estás obligada a pedir disculpas por cada una de tus decisiones o actos, entre otros motivos porque hará que esta expresión pierda su valor. Puede que en algunos casos nos mueva la falta de seguridad o de autoestima, pero en otros muchos, como vamos a descubrir, los prejuicios y las presiones sociales tienen mucho que decir. Hay un montón de cosas por las que, como mujer, deberías dejar de pedir perdón. Sigue leyendo y seguro que te vas a sentir identificada con alguna de estas situaciones.

    1. Por no estar delgada

    Si te sientes bien con tus curvas, y además no tienes problemas de salud, es hora de dejar de pedir disculpas o de sentirte culpable por darte un capricho dulce de vez en cuando. Y, sobre todo, olvídate de ponerte a dieta solo por gustar a los demás. La autoestima se cultiva empezando por quererse uno mismo y por aceptarse tal y como eres.

    2. Por no hacer lo que no te apetece

    Hacer las cosas por compromiso no tiende a satisfacernos, así que en más de una ocasión conviene apelar a la sinceridad y, si de verdad no nos apetece hacer algo, simplemente hay que decirlo, sin tener que pedir disculpas por ello. En otras palabras, es bueno aprender a decir no sin sentirse culpable.

    3. Por pensar en ti

    Pensar y ayudar a los demás está muy bien, pero no te olvides de que tú también eres importante. Pensar en ti no significa ser egoísta, pero para ser felices es importante estar a gusto con nuestras decisiones y actos; lo contrario nos generará frustración.

    4. Por alejarte de las personas tóxicas

    Y no se trata de resultar maleducado, pero hay ciertas personas tóxicas que, seamos sinceros, o no nos aportan nada o nos hacen sentir incómodos. En estos casos, no tienes que disculparte por no querer entablar una amistad o por no querer hacer planes con ellas. Tú decides con quién y cuándo compartes tu tiempo.

    5. Por enamorarte de la persona equivocada

    El amor no correspondido, sin duda, duele, pero es un sentimiento que, en ningún caso, debe hacerte sentir culpable, porque el amor y el desamor es difícil controlarlos. La mejor opción es aceptar la realidad, pasar página y empezar de cero.

    6. Por confiar en la persona equivocada

    Todos, en alguna ocasión, hemos confiado en quien no debíamos, o hemos pensado que una persona era de otra manera. No es nuestro error, sino de la otra persona que no se ha mostrado cómo era realmente, así que no eres tú quien debe disculparse.

    7. Por elegir la profesión que te gusta

    Es cierto que no siempre es fácil, pero al menos hay que intentarlo para sentirte más feliz y tomar las riendas de tu vida. No dejes que nadie te imponga lo que debes elegir para tu futuro profesional, puedes aceptar los consejos, pero la decisión final siempre es tuya.

    8. Por estar bajo de ánimo

    Son muchos los factores que influyen en el estado de ánimo, y ni todos los días son iguales ni todos canalizamos igual las emociones. De hecho, todos tenemos días malos, así que no te justifiques porque mañana seguro que sale el sol.

    9. Por ser espontánea

    La espontaneidad es algo que, en muchos casos, vamos perdiendo con la edad, quizá porque parece que nos entra cierto sentido del ridículo. Sin embargo, ser espontáneo, e incluso impulsivo, ni mucho menos tiene que ser negativo, ya que ayuda a romper la monotonía. Saltarse los planes de vez en cuando puede ser divertido.

    10. Por finalizar una relación

    Cierto es que romper una relación, o decidir ponerle punto y final, nos hace sentir mal, pero decir lo siento no suena muy convincente para la otra persona. Si no estás a gusto con alguien, lo mejor es ser sincero.

    11. Por no ser madre

    Las presiones sociales tienen mucho que decir, pero lo cierto es que no tener hijos no es motivo para disculparse. Es una decisión personal que el resto debe respetar. De igual manera que una mujer no pide perdón o no explica sus motivos para ser madre, ninguna mujer que decide no tener hijos tiene que hacerlo.

    12. Por no contestar al whatsapp

    Estar todo el día conectada puede resultar agotador, así que desconecta y, sobre todo, no pidas disculpas si no contestas a los mensajes o tardas en hacerlo porque realmente no sabes qué decir.

    13. Por lo que escribes en tu perfil

    Salvo, lógicamente, que hayas faltado al respeto u ofendido a alguien, tu perfil es tuyo, por tanto tú decides lo que escribes y publicas. Si al resto no le gusta, tiene la opción de no ponerte un like o pasar, pero no decirte cómo debes pensar.

    14. Por ser reservada

    Ser reservada no quiere decir que no confíes en los demás, simplemente que tu personalidad no te hace sentir la necesidad de compartirlo absolutamente todo. De hecho, todos tenemos nuestros secretos. No te sientas obligada a contar algo que no quieres.

    15. Por el comportamiento de los demás

    Por mucho que una persona nos haga sentir vergüenza, no hay que pedir disculpas. El comportamiento es responsabilidad de cada uno.

    16. Por decir lo que piensas

    De hecho, deberíamos ser más sinceros, porque en ocasiones no decir las cosas puede dar lugar a malentendidos. Decir lo que piensas, de manera respetuosa, ayuda a fortalecer la confianza y las relaciones con los demás.

    17. Por tu forma de vestir

    La ropa, el peinado… proyectan a los demás la imagen que queremos transmitir, y es fundamental que nos sintamos bien y no queramos lucir una imagen contraria. Tu forma de vestir es tu sello personal, así que tú decides.

    18. Por preguntar

    Sí, es cierto, ¿cuántas veces te has quedado sin preguntar algo por vergüenza o por lo que puedan pensar? No te disculpas, haz la pregunta directamente.

    19. Por situaciones que no puedes controlar

    Lo hacemos, en ocasiones, de manera inconsciente, cuando alguien nos cuenta un problema, pero en realidad no tenemos que pedir disculpas o decir lo siento por algo que escapa a nuestro control.

    20. Por cambiar de opinión

    ¿Quién no ha cambiado de opinión después de pensar un poco mejor las cosas? No hay que pedir disculpas, simplemente razonar tu decisión.

    21. Por tener una familia singular

    ¿Y qué familia no tiene sus singularidades? Puede que a la hora de presentarla a tu nueva pareja te salga una disculpa anticipada, pero no hay motivo para hacerlo, cada uno tiene la familia que tiene, y lo más importante es el respeto y el apoyo.

    22. Por tener la casa desordenada

    Una casa es un espacio en el que se vive, y eso también lo constata el desorden que puede reinar en algunas ocasiones. Puede que no hayamos tenido tiempo de ordenar la casa, pero no tienes que disculparte ante una visita inesperada.

    23. Por ser fiel a tus principios

    La manera de actuar en consecuencia y de sentir que has hecho lo correcto. Ser fiel a tus principios no es negativo, todo lo contrario.

    24. Por tus relaciones sexuales

    Una relación es cosa de dos, y mientras se trate de una relación consensuada entre adultos, no tienes que dar explicaciones ni pedir disculpas de con quien sales o cuándo quedas con alguien. Tu vida sexual forma parte de tu vida privada, y por lo tanto tú decides con quien la compartes.

    25. Por estar soltera

    Una situación similar a la de las mujeres que deciden no tener hijos. Estar soltera o casada es una decisión personal que no tienes que explicar y, mucho menos, disculpar ante los demás.

    También te puede interesar: 10 frases sobre el perdón que te harán reflexionar.